30 de abril de 2010

Quinto Domingo de Pascua

Vi un cielo nuevo y una tierra nueva
Un cielo nuevo,
despoblado de dioses caprichosos, vengativos,
sólo un Dios
materno, generoso, Dios-Amor.
Una tierra nueva,
limpia de tiranos, belicosos, corruptores,
tierra madre, tierra incontaminada, fértil, tierra para tod@s,
floreciente de justicia y belleza.
No habrá muerte,
el amor más fuerte que la muerte,
vida en plenitud,
la muerte sólo un paso hacia la Pascua.
Ni llanto ni dolor,
los sufrimientos todos redimidos,
gracia sobre gracia, también en las desgracias,
la compasión resplandeciente en los ojos, en las manos.
AHORA hago el universo nuevo,
hoy, ya, ahora empieza la era del Espíritu,
anticipo de la vida auténtica,
con proyección de eternidad.

PASCUA 5 ..