31 de julio de 2019

DONES DEL ESPIRITU SANTO según el PAPA

Por

Agua fresca y oxigeno para un corredor que encuentra difícil los últimos metros

 Una mujer atea, con sanos valores y deseos de ayudar a los demás, comenzó a cultivar una amistad con otra mamá del colegio que tenía un hijo discapacitado y en el mismo curso de su hijo. Además otras mamás de la clase comenzaron a hacer círculo para ayudarla en pequeñas cosas: escucharla, acompañarla y apoyarla. Un día la mujer que no creía se alejó de este grupo de ayuda: “Me cansé, no puedo más, no tengo la paciencia”, argumentó. 


Posiblemente, hay varios elementos encontrados y suscitados en ella. Sin juzgar, una de las mamás de ese grupo me explicó que en una carrera de varios metros hacia la meta de crear comunidad y ayudar a los otros, existe algo que hace la diferencia: tener el don del Espíritu Santo. Es como agua fresca y oxígeno para un corredor que encuentra difícil los últimos metros. Madre Teresa decía que ante tantas religiones y espiritualidades, la misión de los cristianos es llevar esperanza. 

El papa Francisco considera que para ser espirituales, gustar la armonía del Espíritu Santo, hay que poner la mirada por encima de la nuestra para que cambie todo. Se trata de adherir a una misión: ser felices, dejarse contagiar de la alegría, no es proselitismo, es el testimonio de una vida plena y abierta a los otros, incluso abandonándose.

Sin el Espíritu Santo, Francisco denuncia que la Iglesia termina siendo una ONG cualquiera, una institución de acciones pragmáticas. Sin el Espíritu Santo, falta el dono de sentirse amados y deseosos de amistad, hermandad, cariño hacia todas las personas. Así en las relaciones humanas, si queremos ganar siempre, perderemos siempre. 

Por eso, el Papa pide rezar todos los días. “Espíritu Santo, armonía de Dios, tú que transformas el miedo en confianza y la clausura en don, ven a nosotros. Danos la alegría de la resurrección, la juventud perenne del corazón. Espíritu Santo, armonía nuestra, tú que nos haces un solo cuerpo, infunde tu paz en la Iglesia y en el mundo. Espíritu Santo, haznos artesanos de concordia, sembradores de bien, apóstoles de esperanza” (9 de junio de 2019).
[La historia es verdadera, hemos omitido nombres y apellidos para tutelar las personas involucradas y su privacidad]

A continuación, los 7 dones del Espíritu Santo, explicados por el Papa Francisco, imágenes cortesía de la Compañía de Jesús.



Dones del Espíritu Santo - Ciencia

30 de julio de 2019

NOTICIAS BICENTENARIO

Por
Nos siguen comunicando con gran alegría algunas de las celebraciones que se irán teniendo a lo largo de estos meses, en esta ocasión desde San Blás (Madrid) la comunidad apostólica y todos los que deseen unirse, celebrarán una Eucaristía en la Parroquia Nuestra Señora del Recuerdo el sábado 28 de septiembre a las 19.00 horas. 


Un fuerte abrazo en Jesús, María y José. Manolo Plaza

28 de julio de 2019

INTENCIONES ORACIÓN JULIO/AGOSTO

Por
INTENCIONES PARA LA ORACIÓN DE CADA MES DEL 2019
FAMILIA DE PEDRO BIENVENIDO NOAILLES
“VIVAMOS LA COMUNIÓN CELEBREMOS LA FAMILIA”


JULIO: por toda la Familia de PBN en el mundo
AGOSTO: por toda la Familia de PBN en el mundo

26 de julio de 2019

NOVEDADES DE AGENDA

Por


Se programa el Encuentro Intercontinental de Laicos para el 14 y 15 de septiembre y el Consejo de Familia entre los días 16 al 22 de septiembre (ver agenda).

24 de julio de 2019

CELEBRANDO EL BICENTENARIO DE LA SAGRADA FAMILIA DE BURDEOS

Por
La Familia de Pedro Bienvenido Noailles (Congregación de la Sagrada Familia de Burdeos), después de 200 años de andadura, quiere sentir el latido de Dios y el de Pedro Bienvenido Noailles en  el mundo de hoy, y en camino con él, hombre de fe y de comunión, dar una respuesta profética, viviendo el perdón, la reconciliación, la sanación, dejándonos interpelar por las realidades de nuestro tiempo y con un estilo de vida comprometido.
Con el lema “Vivamos la Comunión, Celebremos la Familia” La Sagrada Familia  inicia su andadura en 1820 de la mano de Pedro Bienvenido Noailles. Nació El 27 de  octubre de 1793, en Burdeos, en el seno de una familia de comerciantes y en uno de los momentos convulsos de Francia, y de Burdeos en particular. Su infancia, conversión, vocación y concreción del Carisma va a estar ligado a este contexto histórico.
La Asociación se le presentó como un sueño “La Sagrada Familia se me presentó como un árbol, una especie de encina, con verdes ramas, en él se veían flores, frutos de todas las estaciones, había pájaros de todos los colores, de todos los países; cada especie tenía su propio canto y de vez en cuando formaban una sola voz y en armonía parecían decir: Gloria a Dios, Gloria a Solo Dios y todo por María”.
Todo ello representa la diversidad, la inclusión y la interrelación de todo lo creado, consiguiendo una armonía solo imaginable en Dios y así fue como Pedro Bienvenido soñó la Sagrada Familia y se fue extendiendo por el mundo
Una de las frases que se repite en sus escritos es “Id a Nazaret” su mirada está puesta en la Sagrada Familia.
.Lo que nació fruto de un sueño, hoy lo seguimos viviendo a través de estas cinco vocaciones.
Hnas. Apostólicas
   “     Contemplativas
Seculares
Asociados laicos
Sacerdotes Asociados
En España estamos presentes todas las vocaciones y en el mundo en cuatro continentes
El Carisma de Pedro Bienvenido que nos dejó, y que nos ha sido trasmitido a través de las personas que nos han precedido sigue vivo. 
 Lo que han vivido, profundizado, renovado y nos han transmitido, vamos a celebrarlo como una historia colectiva, que se ha ido construyendo con los compromisos y la entrega de cada una de las personas. Somos herederas de sus sueños, de sus esperanzas, de sus sufrimientos, de sus aciertos y también de sus errores… doscientos años de historia nos sostienen, estamos agradecidas por la memoria de su legado, pues gracias a la vivencia del Espíritu de Solo Dios y de su celo por “hacer del mundo una Familia”, hoy somos lo que somos.
Hoy no podemos vivir mirando al pasado. Nuestro tiempo es ahora y el Carisma está en nuestras manos. Con toda la familia somos corresponsables de su vitalidad para responder con fidelidad a la misión que hoy podemos ofrecer al mundo.
Desde un principio, Pedro Bienvenido, hombre despierto y atento a las necesidades de su tiempo, concibió la misión como una constante respuesta a las necesidades concretas que existían en cada lugar que la Sagrada Familia estuviese presente. Nuestro Carisma está abierto a dar respuesta a las necesidades del entorno y en este momento concreto de la historia.
Nuestras tareas han ido cambiando y adaptándose según los tiempos. Hemos estado presentes en la Sanidad, Educación, Cuidado de ancianos, Colaboración en las parroquias, Obras Sociales, casa de espiritualidad etc. etc.
El Carisma de la Familia de Pedro Bienvenido es incluyente, dinámico y lo vamos actualizando según los signos de los tiempos y los nuevos retos que se presentan. En la actualidad la labor de la Sagrada Familia está más centrada en el trabajo con inmigrantes, proyectos contra la dependencia, potenciación de la vida rural y desarrollo sostenible. Trabajamos complementariamente con todas las vocaciones sintiéndonos miembros de una sola familia.
En la Diócesis de Pamplona-Tudela, donde nos encontramos, hemos estado presentes las Apostólicas desde 1903 en diferentes pueblos de la Diócesis y con actividades diversas, la educación, la sanidad y la pastoral no solo parroquial, sino desde las diferentes profesiones en las que hemos trabajado.
En la actualidad estamos las Religiosas Apostólicas, Contemplativas y Asociados Laicos
Nuestra acción, para este tiempo de celebración, va  a ser: HABLAR, ESCRIBIR, ACTUAR
El Carisma sigue vivo, en el momento actual  se está extendiendo con mayor fuerza en los países africanos y asiáticos.
Familia de Pedro Bienvenido Noailles en Navarra

23 de julio de 2019

NOVEDADES DE AGENDA

Por
Se programan tanto la próxima reunión de Equipos Intervocacionales como el Encuentro Nacional de Laicos.
(ver agenda)

NOTA de la CASA PROVINCIAL

Por
Yo soy la resurrección y la vida (Jn 11, 25)

El Señor acaba de llamar a gozar de su paz a la 
hermana, MARGARITA ESCANCIANO ESCANCIANO




Pertenecía a la comunidad de Pinto.
Descansó en el Señor, el día 19 de julio de 2019.
Contaba con 91 años de edad.
Vivió 71 años su Consagración al Señor, al servicio del Reino.
Y sigue viviendo.

Sagrada Familia de Burdeos - Unidad de España

22 de julio de 2019

ENCUENTRO DE FAMILIA en ESPAÑA 2019

Por
En Pozuelo nos hemos reunido unos 63 miembros de la Familia en ESPAÑA pertenecientes a cuatro de las vocaciones, contemplativas, apostólicas, sacerdote y laicos asociados. Tenemos presente con mucho cariño al Instituto secular.

Empezamos el jueves 18 de julio por la noche con una oración y el viernes 19 hemos dedicado todo el día a reflexionar y a compartir nuestras luces y sombras sobre la Vocación de Solo Dios.

El diálogo y compartir tanto en los grupos como en la asamblea han sido muy ricos y profundos.

En este primer día del Encuentro de Familia estamos trabajando la vocación de "Solo Dios" como una vocación especial dentro de nuestras cinco vocaciones, para dar un paso más hacia las necesidades de los demás, que nos compromete con todo y todos y nos impulsa a crear Comunión en nuestras cinco vocaciones, dentro y fuera de la Familia y a trabajar con disponibilidad, en la Sagrada Familia y dentro de la Iglesia.






Jornada del sábado:
La Comisión de Familia ha preparado una dinámica sobre el Bicentenario Vivamos la Comunión Celebremos la Familia.












Hemos terminado ayer domingo 21 de julio el X Encuentro de la Familia con una Eucaristía-Celebración de envío que nos ha ocupado prácticamente toda la mañana y donde hemos vibrado con nuestro carisma haciendo vida el lema del Bicentenario. Además Loli Manchado, del grupo de Plasencia-Navalmoral, ha realizado su compromiso como Laica Asociada.









 Equipo de redacción


18 de julio de 2019

SEGUID ADELANTE

Por

17 de julio de 2019

RIESGOS Y OPORTUNIDADES DEL SÍNODO DE LA AMAZONÍA.

Por
Francisco ha convocado para octubre de 2019 un sínodo sobre la Amazonía, sínodo que está lleno de riesgos y oportunidades.
I.RIESGOS.
La primera dificultad consiste que mucha gente, tanto de fuera como de dentro de la Iglesia, no sabe qué significa un sínodo, ni sabe qué es la Amazonía, ni ha oído hablar que haya un sínodo sobre la Amazonía.
Sínodo es una reunión de obispos, convocada por el Papa en Roma para tratar algún tema de interés. Ahora el sínodo es  sobre: “Amazonía: Nuevos caminos para la Iglesia y la ecología integral”.
La Amazonía: es un amplio territorio de 7 millones y medio de kms2. cuadrados, unos 33 millones de habitantes, de los cuales unos 3 millones son indígenas y afrodescendientes que viven en la selva, a orillas del río Amazonas o en ciudades como Manaos y Leticia. La Amazonía pertenece a 9 países: Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, Guyana, Surinam, Guyana francesa y sobre todo Brasil. Existen más de 380 pueblos o nacionalidades diferentes, además de unos 140 pueblos indígenas en aislamiento voluntario (PIAV); se hablan en territorio amazónico unas 240 lenguas
Otro riesgo es pensar que se trata de un problema puramente territorial y local que no interesa al resto de la humanidad, cuando la Amazonía es una de las mayores reservas de biodiversidad (de 30 a 50% de la flora y fauna del mundo), de agua dulce y de bosques (30%) del planeta, es el gran pulmón americano y mundial. 
Otro riesgo es desconocer que muchos pueblos de la Amazonía viven bajo la explotación de la minería (ilegal y legal), de multinacionales de la industria petrolera, extracción de madera, monocultivos, megaproyectos hidraúlicos (hidráulicos), agrotóxicos, etc. que provocan destrucción del hábitat y cambio climático, destruyen la biodiversidad; hay narcotráfico, presencia de grupos armados, agresiones a la cultura e identidad indígena: muchos indígenas han sido expulsados de sus territorios, viven marginados en las periferias de las ciudades, sufren persecuciones y muchos han sido asesinados. 
Otro gran riesgo que afronta el Sínodo consiste en que los gobiernos que conceden estos territorios a las multinacionales para grandes ganancias económicas, se sientan amenazados por el sínodo y lancen campañas en contra: “no hay que exagerar lo del cambio climático, hay que fomentar el desarrollo y el progreso, no hay que ser utópicos, ni pretender volver al mundo de la selva y las cavernas, la Iglesia no entiende de ciencia ni de economía”, etc. 
Otro riesgo es que con ocasión del sínodo se intensifiquen campañas contra Francisco: comunista y hereje, ingenuo, tercermundista, que antes de aconsejar a otros, comience por reformar la Iglesia manchada por los abusos sexuales.
Otro riesgo es considerar a los pueblos amazónicos únicamente como pobres social y económicamente, sin tener en cuenta la inmensa riqueza de sus lenguas, culturas y espiritualidad, poseedores de una sabiduría milenaria anterior al cristianismo,.  son una alternativa al mundo moderno que destruye la tierra y amenaza el futuro de nuestra casa común. No son simplemente pobres, son otros, son diferentes.
Otro riesgo es no reconocer la presencia de la Iglesia en la Amazonía desde hace 500 años, que con sus luces y sus sombras, con el gran trabajo de misioneros, religiosas y de las mujeres, ha evangelizado y mantiene viva la fe de estos pueblos; ahora estos pueblos reclaman una superación de toda mentalidad colonial, el surgimiento de una Iglesia con rostro amazónico y un aumento de los ministerios ordenados para poder así atender pastoralmente a poblaciones muy dispersas.
Como el sínodo sin duda tratará de no dejar a las comunidades católicas de la Amazonía perpetuamente sin eucaristía y propondrá nuevas formas de ministros ordenados, hay riesgo de que se provoque una tensión eclesial entre los grupos más tradicionales y los más abiertos a estas nuevas necesidades que buscan, con audacia, nuevos caminos para la Iglesia.
Y existe también el riesgo de que los medios de comunicación desvíen su foco de atención de los temas ecológicos, siempre conflictivos, para concentrarse en la problemática intra-eclesial de la ordenación de varones casados y de los ministerios de las mujeres. (Algo semejante ya sucedió en el sínodo de la familia, cuando los medios se concentraron en la posibilidad de la comunión de los divorciados vueltos a casar, dejando de lado toda la restante problemática familiar).
Existe el riesgo de que en el sínodo no se llegue a integrar lo ecológico con lo eclesial, como si fuesen dos cosas separadas, siendo así que todo está íntimamente conectado  y la Iglesia desea la vida integral de las comunidades amazónicas, tanto en su dimensión humana, social, cultural y ambiental como espiritual y eclesial.
Existe el riesgo de no abordar suficientemente el tema de la misión y evangelización, de no profundizar el diálogo intercultural e inter-religioso, de no insistir suficientemente en el anuncio del Reino que Jesús promulgó. 
II.OPORTUNIDADES.
Pero este sínodo es un tiempo propicio para muchas oportunidades no solo eclesiales, sino mundiales. Aunque se celebre en Roma, la amplísima encuesta que se ha hecho a los pueblos amazónicos para escuchar su voz, la presencia de obispos, teólogos y teólogas de la Amazonía, así como también de grupos de hombres y mujeres amazónicos aseguran que la voz de la Amazonía será escuchada.
Este sínodo es una oportunidad para aterrizar la doctrina de Francisco de la encíclica Laudato sí  en un lugar emblemático y simbólico que manifiesta lo que ocurre en muchos otros territorios del planeta (Congo, Mesoamérica, Paraguay, Asia meridional, etc.), evitando así que la ecología se convierta en una ideología abstracta. La realidad es más importante que la idea.  
Es una oportunidad para alertar una vez más a toda la humanidad sobre la gravedad del actual sistema económico y político que genera marginación y muerte de los pueblos pobres y destruye la naturaleza. Y todo esto, escuchando el clamor de las víctimas de la periferia.
Es una oportunidad para que la Iglesia haga sentir su voz profética y denuncie ante todo el mundo la necesidad de una conversión ecológica, si no queremos dejar un planeta desértico a las nuevas generaciones. 
Es una oportunidad para revalorizar la eclesiología de la Iglesia local de un territorio, con ministros autóctonos y una teología india, con audacia para buscar nuevos caminos para una Iglesia con rostro amazónico, con comunidades maduras que tengan los ministros necesarios para una vida cristiana auténtica, con Palabra, Eucaristía y Diaconía o servicio fraterno, siempre en comunión con la Iglesia universal.
Es una oportunidad para reflexionar la estrecha relación entre Iglesia y eucaristía, pues sin eucaristía no hay Iglesia, y no se puede condenar perpetuamente sin eucaristía a numerosísimas las comunidades dispersas y alejadas
Es una oportunidad para integrar lo ecológico y lo pastoral, como dos dimensiones de la vida del pueblo; la primera tarea del pastor es salvar las ovejas de las amenazas del lobo.
Es una oportunidad para dar a conocer la riqueza de la sabiduría de los pueblos indígenas y su armonía con la creación como alternativa al paradigma tecnocrático de nuestra sociedad de consumo y descarte.
Es una oportunidad para profundizar el tema de la ecología integral que incluye lo económico, social, mental, ambiental y espiritual, con un estilo de vida diferente, el buen vivir, vivir con menos para ser más feliz, en armonía con toda la creación.
Es una oportunidad para responder al pedido de las nuevas generaciones que ven cuestionado su futuro por el actual estilo de vida y critican la ineficacia real de las cumbres políticas sobre ecología.
Una oportunidad para profundizar y vivir la dimensión del Espíritu del Señor Jesús, que es el que dinamiza la vida en todas sus dimensiones y que sorprende con la riqueza de sus dones y hace de la Iglesia una comunidad poliédrica que camina en salida hacia el Reino con gozo y esperanza pascual.
Una oportunidad para reconocer que todo esto sucede  desde la periferia y la pobreza de pueblos amenazados y víctimas, que constituyen un signo de los tiempos para la renovación y reforma de la Iglesia universal y de la sociedad.
Conclusión.
Acabemos con un testimonio de indígenas de la diócesis de Gauviare, Colombia frontera Brasil y Perú: “La tierra tiene sangre y se está desangrando, las multinacionales le han cortado las venas a nuestra madre tierra. Queremos que nuestro clamor indígena sea escuchado por todo el mundo”
Confiamos que este sínodo, aunque posiblemente conflictivo dentro y fuera de la Iglesia, será un momento de gracia y de esperanza para la Iglesia y para la sociedad. Por esto pedimos la luz y fuerza del Espíritu Santo creador.  
 (Víctor Codina sj).

15 de julio de 2019

SEGUIR EL PROCESO DEL C.G.A 2018

Por








Los días del 4 al 7de julio , nos reunimos en Oharriz 37 hermanas apostólicas.
para seguir el proceso comenzado en 2018, preparando el Capitulo general de 2020.
Días de descubrir, compartir, y ejercitar la escucha generativa que no ayuda a estar atentas a la escucha de nosotras mismas , a los demás y a todo la realidad cósmica.
Hemos terminado todas " tocadas" para seguir el proceso en nuestras vidas.
En los dos  C.G.A. de 2018 y 2019  en Roma
ha participado Mª Paz Aizcorbe con el compromiso de compartirlo  en la Unidad.
 
 




 

AMAZONÍA: VER Y ESCUCHAR

Por


En América Latina ya es habitual la triple metodología eclesial del ver, juzgar y actuar, metodología de la revisión de vida típica de los movimientos cristianos obreros (JOC), promovidos por Joseph Cardijn.
Pero en el Documento de trabajo para el sínodo de la Amazonía de octubre 2019 (Instrumentum laboris) esta metodología se enriquece, pues no solo se habla de ver sino de escuchar: escuchar la voz de la Amazonía (Iª parte), escuchar el clamor de la tierra y de los pobres (IIª parte). ¿Qué importancia tiene este añadido?
Ciertamente es necesario ver y conocer la Amazonía, su extensión geográfica, sus habitantes, la riqueza de su bioma y de sus ríos, la pluralidad  de sus culturas. Podemos hacer reportajes sobre la Amazonía, sus riquezas, sus danzas y cantos. La Amazonía es un lugar turístico y folklórico. También podemos elaborar estadísticas científicas y censos. Seguramente esta es la visión, tanto de muchos dirigentes políticos reunidos en el G20, como de las multinacionales, con riesgo de convertirse en fake news y postverdad.
Por esto la Iglesia en el sínodo quiere dar un paso más: escuchar al pueblo amazónico, dejarse estremecer por su clamor, por la historia de su pasión. Francisco pide al Espíritu para los participantes de los sínodos el don de la escucha, escuchar a Dios a través del clamor del pueblo (Episcopalis  communio 6); y en su encuentro con el pueblo indígena amazónico del 19 de enero de 2019 en Puerto Maldonado (Perú), Francisco no quiso hablar, sino que pidió que ellos mismos expresasen su identidad; es necesario escucharlos. Por esto antes del Instrumentum laboris se ha elaborado una amplia escucha y consulta al pueblo indígena.
Y ¿qué escuchamos del pueblo indígena? Que es un pueblo amenazado de muerte, un pueblo explotado por concesiones madereras, megaproyectos hidroeléctricos, petroleros, mineros y de monocultivos, por carreteras y ferrovías, con contaminación de ríos, caza y pesca predatorias, narcotráfico, expulsión de su territorio, pérdida de sus culturas originarias, criminalización y asesinato de sus líderes y defensores del pueblo. Nunca el pueblo amazónico había estado tan amenazado como ahora.
También el pueblo lamenta que la Iglesia, a pesar de su gran ayuda, todavía resulte distante, colonial,  clerical, impositiva, ajena a sus lenguas, culturas y espiritualidad, más de visita que de presencia cercana.
Solamente escuchando al pueblo amazónico podremos conocer su verdad, una verdad que no es simplemente expresión racional de su cosmovisión sino de su sentipensar, de su vida, de su sufrimiento. Únicamente escuchando el clamor del pueblo amazónico podremos denunciar proféticamente la injusticia de los poderosos y buscar una conversión ecológica integral de la sociedad y de la Iglesia, edificar una Iglesia de rostro amazónico, salvar la Amazonía y el planeta tierra.
Los creyentes de la tradición judeocristiana no deberíamos sorprendernos de esta necesidad de escuchar el clamor del pueblo: la sangre de Abel clama al cielo (Gn 4,10), el clamor del pueblo de Israel explotado en Egipto sube al cielo, Yahvé lo escucha y llama a Moisés para que lo libere (Ex 3,7.10); en los salmos, el pueblo clama a Dios pidiendo ayuda desde el abismo de su dolor (Sal 130, 1-2). En los evangelios, Jesús escucha el grito de los pobres, de los enfermos, de los marginados, de las mujeres (Lc 18,35-43).
La verdad bíblica no es una verdad helénica ni racionalista; el conocimiento semítico bíblico no brota de la simple visión ocular, sino de la escucha de lo que nace de las entrañas, de los riñones, del sufrimiento del pueblo. Cuando Pilato pregunta a Jesús qué es la verdad (Jn 18,38), Jesús no le responde, ni le da una respuesta filosófica. La verdad nace del clamor del Crucificado, la verdad nace de los crucificados de la historia, de las víctimas del pecado de injusticia. La fe cristiana nace del oído, de escuchar la Palabra de Dios, una tradición eclesial de mártires y pobres.
Volvamos a la Amazonía. Es sorprendente que muchos medios de comunicación solo se hayan fijado en el nº 129 b) del Documento de trabajo (Instrumentum laboris) sobre la sugerencia de la ordenación sacerdotal de indígenas aunque tengan ya familia constituida, mientras han silenciado los 146 números restantes. ¿Por qué estos medios están tan interesados en la pastoral eucarística amazónica y silencian el clamor del pueblo amenazado de muerte? ¿Es algo casual? ¿No es un secuestro de la verdad?
Quizás nos pregunten, como Pilato, ¿qué es la verdad? Únicamente podemos responderles que escuchen el clamor de la tierra y de los pobres. Esta es la verdad de la Amazonía. Esto es lo que nos propone el Documento de trabajo  (Instrumentum laboris).
Solo entonces podremos promover una conciencia ecológica integral, dar a la Iglesia un rostro amazónico, defender los derechos del pueblo y salvar el planeta tierra, que es nuestra casa común.

10 de julio de 2019

NOTAS de la CASA PROVINCIAL

Por
Yo soy la resurrección y la vida (Jn 11, 25)

El Señor acaba de llamar a gozar de su paz a la 
hermana, IRENE VALLEJO ANDRÉS




Pertenecía a la comunidad de Paterna.
Descansó en el Señor, el día 7 de julio de 2019.
Contaba con 95 años de edad.
Vivió 66 años su Consagración al Señor, al servicio del Reino.
Y sigue viviendo.

Sagrada Familia de Burdeos - Unidad de España







Yo soy la resurrección y la vida (Jn 11, 25)

El Señor acaba de llamar a gozar de su paz a la 
hermana, ROSALÍA SÁNCHEZ MANZANO




Pertenecía a la comunidad de Pinto.
Descansó en el Señor, el día 7 de julio de 2019.
Contaba con 96 años de edad.
Vivió 69 años su Consagración al Señor, al servicio del Reino.
Y sigue viviendo.

Sagrada Familia de Burdeos - Unidad de España

25 años como asociada

25 años como asociada

Último compromiso Pozuelo julio 2019

Último compromiso Pozuelo julio 2019

Imagen en la Isla

Imagen en la Isla

MONASTERIO de OTEIZA

MONASTERIO de OTEIZA
Horarios de Eucaristías: días laborables a las 7,50 h. y Domingos y festivos a las 12 h.

Archivo de entradas