NUESTRAS PUBLICACIONES DESTACADAS

30 de marzo de 2011

Sin noticias de Islandia

Nosotros tenemos el poder.Si alguien cree que no hay censura en la actualidad, que me diga si así como se ha sabido todo lo que pasa en Egipto, porque los periódicos no han dicho nada de nada sobre lo que pasa en Islandia.
En Islandia, el pueblo ha hecho dimitir a un gobierno al completo, se nacionalizaron los principales bancos, se decidió no pagar la deuda que estos han creado con Gran Bretaña y Holanda a causa de su mala política financiera y se acaba de crear una asamblea popular para reescribir su constitución. Y todo ello de forma pacífica. Toda una revolución contra el poder que nos ha conducido hasta la crisis actual.He aquí, por qué no se han dado a conocer hechos durante dos años :¿Qué pasaría si el resto de ciudadanos europeos tomaran ejemplo? Esta es, brevemente, la historia de los hechos:2008. Se nacionaliza el principal banco del país. La moneda se desploma, la bolsa suspende su actividad. El país está en bancarrota.2009. Las protestas ciudadanas frente al parlamento logran que se convoquen elecciones anticipadas y provocan la dimisión del Primer Ministro, y de todo su gobierno en bloque. Continúa la pésima situación económica del país. Mediante una ley se propone la devolución de la deuda a GB y Holanda mediante el pago de 3.500 millones de euros, suma que pagarán todos las familias islandesas mensualmente durante los próximos 15 años al 5,5% de interés.2010. La gente se vuelve a echar a la calle y solicita someter la ley a referéndum.En enero de 2010 el Presidente, se niega a ratificarla y anuncia que habrá consulta popular.En marzo se celebra el referéndum y el NO al pago de la deuda arrasa con un 93% de los votos.A todo esto, el gobierno ha iniciado una investigación para dirimir jurídicamente las responsabilidades de la crisis. Comienzan las detenciones de varios banqueros y altos ejecutivos. La Interpol dicta una orden, y todos los banqueros implicados, abandonan el país.En este contexto de crisis, se elige una asamblea para redactar una nueva constitución que recoja las lecciones aprendidas de la crisis y que sustituya a la actual, una copia de la constitución danesa. Para ello, se recurre directamente al pueblo soberano. Se eligen 25 ciudadanos sin filiación política de los 522 que se han presentado a las candidaturas, para lo cual sólo era necesario ser mayor de edad y tener el apoyo de 30 personas.La asamblea constitucional comenzará su trabajo en febrero de 2011 y presentará un proyecto de carta magna a partir de las recomendaciones consensuadas en distintas asambleas que se celebrarán por todo el país. Deberá ser aprobada por el actual Parlamento y por el que se constituya tras las próximas elecciones legislativas.Esta es la breve historia de la Revolución Islandesa: dimisión de todo un gobierno en bloque, nacionalización de la banca, referéndum para que el pueblo decida sobre las decisiones económicas trascendentales, encarcelación de responsables de la crisis y reescritura de la constitución por los ciudadanos.¿Se nos ha hablado de esto en los medios de comunicación europeos? ¿Se ha comentado en las tertulias políticas radiofónicas? ¿Se han visto imágenes de los hechos por la TV? Claro que no. El pueblo islandés ha sabido dar una lección a toda Europa, plantándole cara al sistema y dando una lección de democracia al resto del mundo.

LEER MÁS...

29 de marzo de 2011

Costa de Marfil: Centenares de vidas perdidas mientras la respuesta internacional se hace esperar

Resumen del Comunicado de Human Rights Watch, 25 de marzo de 2011.

Organizaciones internacionales y africanas hacen un llamamiento en favor de una acción urgente ante el deterioro de la situación
Una coalición de 32 organizaciones, entre ellas HRW, ha advertido hoy que es urgente tomar decisiones para proteger a los civiles. El aumento de los combates ha hecho crecer el número de las personas desplazadas hasta alcanzar la cifra de medio millón hacia Abidjan, además de las 100.000 personas que se han refugiado en Liberia desde finales de febrero. Necesitan urgentemente ayuda alimentaria y médica, siendo insuficiente la reserva actual de fondos para ayuda humanitaria. “La situación humanitaria ha alcanzado un umbral crítico. Nuevos enfrentamientos entorno a Abidjan han impedido la distribución de la ayuda y la situación de los refugiados en Liberia y de los desplazados en otros lugares es muy preocupante. Es imprescindible que los donantes aumenten sus contribuciones para la financiación de la ayuda para responder a esta crisis.
El conflicto ha causado muchos muertos y se han producido decenas de violaciones, muchas de ellas perpetradas por motivos políticos, detenciones ilegales y desapariciones, por parte de las fuerzas fieles a Gbagbo. Han sido utilizados explosivos y armas pesadas contra barrios poblados, sin distinguir para nada entre civiles y posibles agentes armados. Ha habido casos de apaleamientos hasta la muerte y gente quemada viva por parte de las fuerzas pro-Gbagbo. Otros informes señalan también que combatientes pro-Ouattara han cometido en el territorio que controlan ejecuciones arbitrarias de personas consideradas como enemigos.
La coalición de organizaciones reclama que los autores de las violaciones sean juzgados por sus crímenes. La Comisión de la ONU que debe constituirse para investigar todas estas violaciones debe ayudar a la lucha contra la impunidad, a impedir atrocidades ulteriores y a identificar a los individuos responsables de los crímenes.
Según Corinne Dufka, investigadora de HRW, “La situación en Costa de Marfil se deteriora día a día. Mientras la comunidad internacional se siente confrontada a los acontecimientos de África del Norte y de Oriente Medio, nos tememos que la violencia en Costa de Marfil degenere. El Consejo de Seguridad ha prometido el envío de 2.000 cascos azules, pero seguimos sin verlos sobre el terreno. La comunidad internacional debe mostrar su voluntad de actuar ante el desamparo de las poblaciones civiles de Costa de Marfil. Su fracaso en esta acción podría costar miles de vidas humanas”.
La coalición exhorta a la comunidad internacional a adoptar las medidas oportunas para:
- Aumentar la ayuda humanitaria desbloqueando fondos suplementarios destinados a asistir a las personas vulnerables en Costa de Marfil y refugiados en países vecinos.
- Garantizar sobre el terreno la capacidad de las tropas de la ONU para que protejan eficazmente a las poblaciones civiles, desplegando inmediatamente los 2.000 soldados.
- Aumentar las patrullas francesas y de la ONU para mantener la paz en barrios sensibles.
- Crear una comisión de investigación sobre las violaciones de los derechos humanos y del derecho internacional cometidas desde el periodo electoral, para que los autores de los crímenes sean juzgados.
- Plantear sanciones contra los responsables de incitación a la violencia. Concretamente a los responsables de Radio Televisión marfileña.
“La situación en Costa de Marfil está degenerando en guerra civil. La comunidad internacional debe actuar con firmeza para que los derechos humanos y el derecho internacional humanitario sean respetados”, es la advertencia de Souhayr Belhassen, presidenta de la Federación Internacional de ligas de los derechos del hombre (FIDH)

LEER MÁS...

15 de marzo de 2011

Cambiaste mi luto en danza

Dolores Aleixandre
Biblioteca de l’École Biblique de los dominicos en Jerusalén: dos de mediodía, allá por abril del año 87. La sala desierta y yo sentada delante de una mesa llena de libros y diccionarios, con toda una tarde de estudio por delante y conectada, como único consuelo, a una emisora de música clásica a través de un pequeño transistor.
Cambiaste Mi Luto en Danza'

LEER MÁS...

14 de marzo de 2011

Pregón de Cuaresma

Los que habéis sido bautizados,
los que habéis escuchado la voz del Espíritu,
los que habéis acogido la revelación del Dios vivo,
los que habéis descubierto que sois sus hijos,
¡adentraos en el desierto sin miedo
y caminad con paso ligero!

Cuaresma es ese tiempo que viene y va,
tiempo para vivirlo en camino,
sin instalarse, sin retenerlo, sin lamento,
con la esperanza siempre a flor de piel
y la mirada fija en otro tiempo,
la Pascua, que es definitivo.

Entrad en Cuaresma convencidos,
listos para el combate, ligeros de equipaje,
la mente despejada,
entrañas llenas de ternura y misericordia,
calzado apropiado,
y mucha paciencia con vosotros mismos.

Dejaos mecer por la brisa del Espíritu;
poned vuestro corazón en sintonía
con los latidos de Dios y el grito de los afligidos,
bebed en los manantiales de la vida
y no os dejéis engañar por los espejismos del desierto.

Bajad del monte a los caminos de la vida,
bajad sin miedo y llenos de misterio.
No profanéis los templos vivos,
buscad de noche como Nicodemo
y, como aquellos griegos, preguntad a discípulos y amigos por Jesús y su reino
y cómo sembrarse en el campo del mundo
para germinar a su estilo.

Vivid la Cuaresma bien despiertos,
caminando en comunidad,
con fe, esperanza y amor,
fijos los ojos en Jesús.

¡Daos esa oportunidad!

LEER MÁS...

13 de marzo de 2011

Tentaciones

Mateo 4, 1-11
13-3-2011

No le resultó nada fácil a Jesús mantenerse fiel a la misión recibida de su Padre, sin desviarse de su voluntad. Los evangelios recuerdan su lucha interior y las pruebas que tuvo que superar, junto a sus discípulos, a lo largo de su vida.
Los maestros de la ley lo acosaban con preguntas capciosas para someterlo al orden establecido, olvidando al Espíritu que lo impulsaba a curar incluso en sábado. Los fariseos le pedían que dejara de aliviar el sufrimiento de la gente y realizara algo más espectacular, "un signo del cielo", de proporciones cósmicas, con el que Dios lo confirmara ante todos.
Las tentaciones le venían incluso de sus discípulos más queridos. Santiago y Juan le pedían que se olvidara de los últimos, y pensara más en reservarles a ellos los puestos de más honor y poder. Pedro le reprende porque pone en riesgo su vida y puede terminar ejecutado.
Sufría Jesús y sufrían también sus discípulos. Nada era fácil ni claro. Todos tenían que buscar la voluntad del Padre superando pruebas y tentaciones de diverso género. Pocas horas antes de ser detenido por las fuerzas de seguridad del templo Jesús les dice así: "Vosotros sois los que habéis perseverado conmigo en mis pruebas" (Lucas 22,28).
El episodio conocido como "las tentaciones de Jesús" es un relato en el que se reagrupan y resumen las tentaciones que hubo de superar Jesús a lo largo de toda su vida. Aunque vive movido por el Espíritu recibido en el Jordán, nada le dispensa de sentirse atraído hacia formas falsas de mesianismo.
¿Ha de pensar en su propio interés, o escuchar la voluntad del Padre? ¿Ha de imponer su poder de Mesías, o ponerse al servicio de quienes lo necesitan? ¿Ha de buscar su propia gloria, o manifestar la compasión de Dios hacia los que sufren? ¿Ha de evitar riesgos y eludir la crucifixión, o entregarse a su misión confiando en el Padre?
El relato de las tentaciones de Jesús fue recogido en los evangelios para alertar a sus seguidores. Hemos de ser lúcidos. El Espíritu de Jesús está vivo en su Iglesia, pero los cristianos no estamos libres de falsear una y otra vez nuestra identidad cayendo en múltiples tentaciones.
Identificar hoy las tentaciones de la Iglesia y de la jerarquía, de los cristianos y de sus comunidades; hacernos conscientes de ellas como Jesús; y afrontarlas como lo hizo él, es lo primero para seguirle con fidelidad. Una Iglesia que no es consciente de sus tentaciones, pronto falseará su identidad y su misión. ¿No nos está sucediendo algo de esto? ¿No necesitamos más lucidez y vigilancia para no caer en la infidelidad?

Jose Antonio Pagola

LEER MÁS...

Domingo 1º Cuaresma

Monasterio Sagrada Familia. Oteiza de Berrioplano.
Texto-homilía del Capellán, Ramón Sánchez-Lumbier
El pasado “miércoles de ceniza”, con toda la Iglesia, emprendíamos el camino en “tiempo propicio” de conversión. ¡Hacia la Pascua! Convertirse, dicho “en cristiano, es reencontrarse, ante todo, con el rostro del Dios que nos revela Jesucristo; y, con él, avivar nuestra condición de hijos y de hermanos. Convertirse, dicho “en cristiano”, es volver al Padre de Jesús y Padre nuestro.
Tendremos ocasiones múltiples en este tiempo de gracia: lluvia y mesa más abundante de la Palabra de Dios, espirituales exhortaciones de gentes de fiar, celebraciones sacramentales de la Reconciliación y de la Eucaristía, prójimos necesitados, lejos y a la puerta, pruebas personales y sociales, cruz del día a día…
El Papa Benedicto XVI propone Mensaje para esta Cuaresma: «Con Cristo sois sepultados en el Bautismo, con él también habéis resucitado” (cf. Col 2,12). Hermanas, amigos: ¿no es buena noticia que enardece el corazón y empuja a vivir, desde dentro, el camino del seguimiento? ¿No amplía la esperanza de valorar mejor la inmensa gracia de haber sido llamados a compartir la Pascua del Señor? Novedad de vida, don y tarea, concentrada en el Bautismo. En él fuimos incorporados a Jesucristo a fin de participar de su vida y misión, aquí peregrinos y en el esplendor de la eterna gloria. ¿No es maravilloso poder empezar así la Cuaresma? Nuestra buena voluntad sea ya un canto de gratitud al Señor por cuanto ha hecho y quiere seguir haciendo con nosotros.
Pero, es verdad: no obstante tanta divina acción, nos queda un amargo sabor cuando no podemos superar manías y egoísmos. Por eso, acogida en la fe la Palabra de Dios, anhelamos más purificación y santificación. Escribe el Papa: “El Bautismo no es un rito del pasado, sino el encuentro con Cristo que conforma toda la existencia del bautizado, le da la vida divina y lo llama a una conversión sincera, iniciada y sostenida por la Gracia, que lo lleve a alcanzar la talla adulta de Cristo”… “La misericordia de Dios, que borra el pecado y permite vivir en la propia existencia ‘los mismos sentimientos que Cristo Jesús’ (Flp 2,5), se comunica gratuitamente”.
El ejemplo de Jesús tentado en el desierto, después de haber sido bautizado en el Jordán, hizo que el tiempo cuaresmal en los comienzos de la Iglesia fuese el principal proceso de conversión para los catecúmenos llamados a ser bautizados en la Vigilia pascual. Ellos lo tomaron muy en serio, y la comunidad cristiana les acompañaba con oración, educación en la fe y prácticas penitenciales.

La cuaresma cristiana –en nuestros días también- sigue siendo “tiempo de gracia” para configurarnos con Jesucristo, el “Hijo fiel” y el “Hombre para los demás”. Incorporados a Jesús-el-Señor, todos los cristianos estamos llamados a ser “pascua”, a vencer la tentación, a adorar sólo a Dios, a servir a los hermanos, a compartir con los pobres. Sí, la Palabra de Dios nos ayuda a profundizar en esta vocación bautismal y nos da pistas para comprender qué supone, para cada uno de nosotros y para la humanidad entera, esta decisiva alternativa: marginar o acoger a Dios, darle la espalda o abrazarse con su proyecto salvador.
En efecto, “adanes y evas” diversos somos tentados por mil señuelos de orgullo y egoísmo; y todos caemos al desobedecer a Dios (cf. 1ª lect.). Pero “donde abundó el pecado, pudo más la gracia”: “el nuevo Adán” salió vencedor en sus duras pruebas (cf. ev.). Pablo mostraba el paralelismo entre el viejo Adán y Jesucristo, el Hombre Nuevo (cf. 2ª lect.). Jesús asumió todo lo nuestro, pasó haciendo el bien, fue tentado, venció al Tentador, padeció, murió y resucitó para hacernos hijos de Dios que confían, oran y aman. Él sigue actuando en nuestro favor para que seamos verdaderos hermanos que se sirven de las cosas y las comparten. Con su gracia, con el poder y cariño de su Espíritu, ¿cómo no vamos a ser hijos fieles que adoran sólo a su Dios, Creador y Padre? ¿Cómo no vivir para los demás? ¿Cómo no responder con amor a tanto amor?
Con el evangelio de hoy nos llega la reflexión del Papa: “el primer domingo del itinerario cuaresmal subraya nuestra condición humana en la tierra. La batalla victoriosa contra las tentaciones, que da inicio a la misión de Jesús, es una invitación a tomar conciencia de la propia fragilidad, y a acoger la Gracia que libera del pecado e infunde nueva fuerza en Cristo, camino, verdad y vida. Es una llamada decidida a recordar que la fe cristiana implica, siguiendo el ejemplo de Jesús y en unión con él, una lucha ‘contra los dominadores de este mundo tenebroso’ (Ef 6,12), en el cual el diablo actúa y no se cansa, tampoco hoy, de tentar al hombre que quiere acercarse al Señor. Cristo sale victorioso, también para abrir nuestro corazón a la esperanza y guiarnos a vencer las seducciones del mal”.

Hermanas y amigos: a ser más solidarios, a vivir como hermanos, a tener entrañas de misericordia y servir eficazmente a los necesitados, nos llevará el mismo amor de Dios. Contemplar y gustar su rostro, a la luz de la experiencia y mensaje de Jesús, se nos hace posible por su Espíritu en la asidua meditación de la Palabra divina y en la más insistente y confiada oración. No perdamos el tiempo. Aprovechemos, más bien, esta nueva oportunidad de gracia y de salvación. Con el Papa, “encomendamos nuestro itinerario a la Virgen María, que engendró al Verbo de Dios en la fe y en la carne, para sumergirnos, como ella, en la muerte y resurrección de su Hijo Jesús y obtener la vida eterna” (fin del Mensaje citado).
La Iglesia nos irá proponiendo terapia adecuada para que, “dedicados con mayor entrega a la alabanza divina y al amor fraterno, por la celebración de los misterios que nos dieron nueva vida, podamos llegar a ser con plenitud hijos de Dios” (cf. prefacio Cuaresma I). Sí, nos avala y fortalece el triunfo de Jesucristo. ¡Su Pascua es nuestra victoria! Lo celebramos en la Eucaristía. ¡Demos gracias a Dios!

LEER MÁS...

La Cuaresma, un camino de alegría

Primer domingo de Cuaresma, A
13 de marzo de 2011
Mt 4,1-11

Antes de la escucha de la Palabra de Dios, antes de las ofrendas, antes de la comunión, la misa tiene un comienzo humilde: recordarnos que somos pecadores. No es una humillación que te aplasta, sino que es la que te permite recomenzar. La liturgia de cuaresma comienza con una afirmación impopular, que es quizás la que nos ha colgado a los cristianos el sambenito de tener una fe oscuran¬tista. La afirmación es que necesitamos convertirnos porque somos indigentes.
El salmo responsorial del primer domingo de cuaresma dice preci¬samente: “reconozco mi culpa, tengo siempre presente mi pecado” (Sal 50). Y, sin em¬bargo, si el pecado (y todos nuestros fracasos y limitaciones) tuviese la palabra última y fatal, eso sería lo triste.
Eso del pecado y eso de ser pecadores no es un “tic” cristiano, sino una realidad patente. El cristiano le pone nombre, lo reconoce, y le ofrece una solución, pero el pecado no es invención del cristianismo. Pensemos en la generosa gama de corrupciones, inmoralidades, violaciones, robos, homicidios, injus¬ticias, depravaciones... Pensemos en todos esos sucesos que llenan hoy día las páginas luctuosas. Estas cosas son pecado, pero no existen porque los cristia¬nos las cataloguemos como tales, sino justamente al revés: porque se dan, por eso las llamamos pecado y las ponemos un nombre.
No obstante, si sólo llegásemos a denominar nuestro fracaso, nuestros fallidos intentos de ser felices sin ofender, sin manchar, sin machacar, el cristianismo sería cruel por advertirnos anticipadamente de un mal que no tiene cura, de algo que realmente no tiene solución. Pero este es precisamente el núcleo del acon¬tecimiento cristiano: que la salvación, la felicidad, la superación de todo pecado, de todo fracaso y de toda muerte se llama Jesucristo.
Por eso, el salmo 50 continúa diciendo: “crea en mí un corazón puro, renuévame por dentro con espíritu firme... devuélveme la alegría de tu salvación”. Efectivamente, el mensaje de la cuaresma cristiana no es la condena a un terrible paredón, sino precisa¬mente la más grande, la más inesperada y la más inmerecida de las amnistías.
Comienza la cuaresma. Es el desierto de todas nuestras tentaciones en donde se nos salva de la soledad librándonos de nuestras seducciones funestas. Comienza un tiempo de penitencia, de ayuno y de oración, para prepararnos a la acogida renovada de la Luz pascual que viene a iluminar todas nuestras oscuridades, la acogida de la salvación del Hijo de Dios en cuyas heridas todas las nuestras han sido curadas, la acogida de la victoria del Resucitado que viene a triunfar sobre todas nues¬tras muertes. Por eso, paradójicamente... la cuaresma es camino de alegría.

Jesús Sanz Montes, ofm
Arzobispo de Oviedo

LEER MÁS...

11 de marzo de 2011

Una economía al servicio de las personas

Ante la crisis, conversión y solidaridad.
Carta Pastoral de los Obispos de Pamplona y Tudela, Bilbao, San Sebastián y Vitoria.
CUARESMA - PASCUA 2011
Haz clic sobre el enlace para poder leer este documento.
Una economía al servicio de las personas

LEER MÁS...

10 de marzo de 2011

40 días con los últimos

La campaña de cuaresma “Cuarenta días con los últimos” está promovida por los religiosos marianistas.
Comienza el tiempo de cuaresma, tiempo de conversión personal y estructural, tiempo de reflexión, denuncia, cambio y oración. Como otros años, durante estos cuarenta días pretenden acercarnos a los últimos, a los más desfavorecidos del planeta. Este año, centrándose en aquellos cuyo derecho a la salud está claramente vulnerado.
Cuaresma 2011

LEER MÁS...

La Cuaresma

Redescubrir y vivir la Cuaresma para este 2011 y para siempre. Un trabajo pastoral de la Parroquia Santa María de la Amargura de Málaga, servido por la delegación diocesana de Pastoral Juvenil de Sigüenza-Guadalajara.
Sobre La Cuaresma

LEER MÁS...

9 de marzo de 2011

Mensaje de Benedicto XVI para la Cuaresma de 2011

Os facilitamos el mensaje de Benedito XVI para este tiempo de Cuaresma.
Carta Papa Cuaresma 2011

LEER MÁS...

8 de marzo de 2011

Oración en torno a la situación de la mujer

Fue en 1911 cuando se celebró por primera vez el Día Internacional de la Mujer Trabajadora con una reivindicación a favor del derecho al voto, el derecho al trabajo y la no discriminación laboral. La elección del 8 de marzo tuvo su origen en los hechos sucedidos en la misma fecha del año 1908. 146 mujeres, trabajadoras de la fábrica textil Cotton, de Nueva York, murieron calcinadas en un incendio provocado por las bombas incendiarías que les lanzaron como respuesta ante la negativa de abandonar el encierro en el que protestaban por los bajos salarios y las infames condiciones de trabajo que padecían.
oracion 8 marzo

LEER MÁS...

María de Nazaret: Magnificat realizado en ella

El Magnificat está recorrido por un dinamismo pascual. Lo mismo que en otros himnos bíblicos, nace de una experiencia de paso, de tránsito, de transformación (es eso lo que sig¬nifica en hebreo la palabra pascua). Los personajes que suelen entonarlos son, con frecuencia, mujeres cuya si¬tuación inicial era de negatividad y desolación pero a quienes la acción de Dios ha cambiado la suerte y se han convertido en «mujeres canto¬ras»: la Biblia al recordarlas, nos ha dejado las palabras de júbilo más hermosas, los himnos más entusias¬mados, las expresiones más gozosas y radiantes.
MariaMagnificat (1)

LEER MÁS...

6 de marzo de 2011

Domingo 9º A (Primera “Javierada”)

“Obras son amores y no buenas razones", “amaos de verdad y no sólo de boquilla”… Al menos en esto, puede que estemos de acuerdo. Jesús insiste: “No todo el que me dice: ‘Señor, Señor’ entrará en el Reino de los cielos, sino el que cumple la voluntad de mi Padre que está en el cielo.” (cf. ev.). Y el querer del Padre es que nos amemos como Él nos ama… ¡Gracia y programa decisivo para vivir, morir y resucitar con Él!
Partícipes de su vida, dar a conocer a Jesucristo y su Evangelio es tarea permanente de todo cristiano. Habrá, además, que presentarlo en atención a las diversas circunstancias culturales y personales. Evangelizar, “nueva evangelización”… es clamor del cielo y de la tierra. Pero, para difundir fielmente la Buena Noticia de Jesucristo, hay que vivirla. Se ha dicho con acierto: “el mejor predicador…, ¡fray ejemplo!”, la auténtica vida creyente.
Por ello, no nos podemos quedar en bellas teorías y espléndidas celebraciones. Sin la verdad del amor, sin unión de corazones en la fe y la esperanza, seríamos como aquella casa edificada sobre arena: se viene abajo ante las contrariedades, defrauda a propios y a extraños. Lo que nos salva y hace santos, lo que nos configura con Jesucristo, no son los grandes ritos, sino la gracia de Dios acogida con fe (cf. 2ª lect.).
Ésa es la primera urgencia, siempre gratuita y gratificante. Nos apremia el Amor de Dios que va haciendo el corazón humano semejante al de Jesús. Y, de esa fuente salvadora, cada uno podrá beber sin cesar y, si quiere, cooperará generosamente para que todos lleguen a vivir con la dignidad de los hijos de Dios.
Hoy, como cada día, a la luz de la Palabra de Dios, será bueno preguntarnos por la consistencia de nuestra "casa" (cf. Ev.), por la calidad de nuestra vida. No vaya a resultar tan sólo un decorado sin consistencia interior, sin fundamento de garantía y a merced de los embates caprichosos o perversos. Sabemos, sí, que la vida cristiana se ve acosada por elementos varios, sean de indiferencia, sean de abierta hostilidad.
Es normal que, para nuestro propio bien y el de todos, se nos pida siempre mayor exigencia en la fidelidad al Señor, en el camino del seguimiento llevando la propia cruz, en la entrega constante con servicios de amor generoso. Vivimos con otros, iguales siempre en dignidad, diferentes a menudo en carácter, sensibilidad, cultura, ideología, religión, valores, etc. Estamos expuestos a la intemperie en medio de un mundo cambiante y, no pocas veces, agresivo. Ahí, en contacto con la realidad, también nos da cita el Dios de todos.
Sí, el Señor es la única Roca en la que podemos apoyarnos para edificar en verdad nuestra casa. Así, cuando vengan torrentes y soplen vientos recios en las crisis de la vida, en las dudas de la fe, en las pruebas de la enfermedad o en la aparente pérdida de seres queridos, como en otros momentos difíciles, nada podrá arrancarnos del sólido fundamento, ni siquiera el miedo a la muerte, la última tempestad. Pedíamos con el salmista: “¡Sé la roca de mi refugio, Señor!”; dirígeme y guíame, haz brillar tu rostro, sálvame por tu misericordia. (cf. sal. resp.) Escuchar la palabra del Señor y ponerla en práctica es edificar sobre roca. Escuchar al Señor nos exige discernir y elegir en coherencia creyente. Y, además, nos ayuda. “Meteos mis palabras en el corazón y en el alma… Mirad: hoy os pongo delante maldición y bendición…” (1ª lect.).
Ya veis, hermanas y amigos: el mismo Dios nos invita e interpela, respeta nuestra decisión, nos hizo libres y espera la respuesta. Nada menos que “la bendición” y “la maldición” quedan expuestas al riesgo de nuestro querer, a merced de nuestra libre opción. ¿Cómo no preguntarnos si estamos construyendo la vida personal y social sobre Jesucristo y su Evangelio, o sobre meras costumbres y tradiciones? ¿Ponemos la fe en el Espíritu del Señor? ¿O en promesas y ofertas de ‘los poderes’ de este mundo? Lo que rige nuestro vivir, ¿es el mandamiento del amor o son normas y reglamentos sociales? ¿Acaso el clima cultural del ambiente social está preñado de la luz y el valor de las Bienaventuranzas? ¿No hay que ser en verdad muy audaces?
Sólo Jesús da pleno sentido a nuestra vida, sólo Él nos justifica y nos salva, sólo Él nos enseña cómo amar y afrontar con valor compromisos y responsabilidades. Sólo Él nos motiva sin cesar para asumir los riesgos de la libertad y de la fe. Sí, su Palabra de Vida eterna nos hace vivir en la libertad de los hijos de Dios. Y lo hacemos con alegría desbordante, como siervos suyos, con juventud renovada, entregados a Él para poder amar como Él nos ama. ¿Por qué no asumir el lema de la JMJ, Madrid, agosto 2011?: “Arraigados y edificados en Cristo, firmes en la fe (cf. Col 2,7)”.
Sí, podremos siempre secundar este cariñoso aliento: “¡sed fuertes y valientes de corazón los que esperáis en el Señor!” (cf. salmo). Podemos y debemos acudir confiados a Él. Nos lo pide con insistencia: “Venid a mí todos los cansados y agobiados y yo os aliviaré. Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón” (cf. Mt 11,28). Escuchemos su voz en este primer domingo de marzo, mes de Javieradas y de la Novena de la Gracia. Son también días especiales para vivir, cerca del corazón ardiente del santo Patrono, cuanto implica lo afirmado en slogan elegido para la presente edición: “Arraigados y afianzados en Cristo, como Francisco Javier”.
Nos ayude santa María, la Madre de Jesús y Madre nuestra. Ella vivió permanentemente anclada en el querer de Dios. Su confianza y su alegría brotaban de saber que Dios quiso fijarse en ella, su humilde esclava. Dios la eligió para Madre y ella creyó en su amor: lo acogió, lo saboreó, lo entrañó, lo acarició y cuidó, y lo entregó… Y todo lo hizo bien: radiante y generosa, con profundo gozo, compatible incluso a la hora de padecer el máximo dolor. Lo cantó en su Magníficat, aceptando libre y plenamente la gracia de compartir, en vida y muerte, la suerte del Hijo Amado.
Al celebrar la Eucaristía, hermanas y amigos, ¿cómo no abrazarnos todos en su canto de gratitud y alabanza? Sí, el Señor hace maravillas. Las hizo en María y en Francisco de Javier. Las hace con muchos hoy y con nosotros. Las hará siempre a favor de todos. Lo sabemos, lo proclamamos, lo celebramos en su santa Iglesia. Y en esta “casa de oración” suplicamos juntos al Padre común que todos -jóvenes, niños, adultos y ancianos- puedan creer en Jesucristo. Para que tengan vida y la tengan en plenitud. (cf. Jn 10, 10)

LEER MÁS...

Una escucha edificante

En la gran exhortación bíblica que atraviesa toda la Escritura Santa, se nos invita a escuchar a Dios: “Escucha, Israel” …“Este es mi Hijo bienamado, escuchadle”. El que hizo las cosas diciéndolas: “Dijo Dios, hágase”, las rehace a través de la palabra redentora de su propio Hijo. No es por tanto una cuestión secundaria lo de escuchar a Dios, y por este motivo la Iglesia nos convoca para escuchar juntos los hablares del Señor cada domingo.
Nos dice el libro del Deuteronomio que Dios pone ante nuestros ojos una bendición y una maldición (Deut 11,18-28), como para indicarnos que en la realidad en la que nuestra vida se desenvuelve hay siempre una gran cuestión: cómo se sitúa nuestra libertad. Y es aquí donde encontramos una llamada de atención que examina en definitiva nuestra actitud oyente. Porque podemos escuchar de tantos modos a este Deus loquens, un Dios que tiene boca y que sabe y quiere hablarnos. Podría sonarnos en el oído la letra de su voz e incluso saber tatarear la música escondida en su relato, y aprendernos de carrerilla incluso alguna oración: “Señor, Señor…”, como irónicamente nos dice el Evangelio. Y a pesar de todo ello, permanecer sordos a lo que hablándonos Dios nos quiere dar, hacer, alertar, confirmar o reprender.
El Evangelio de este domingo nos pone precisamente ante ese juego de la libertad en la cual se cifra nuestra calidad oyente del Señor que nos habla. Y viene a preguntarnos plásticamente sobre qué firme edificamos nuestra vida, a qué, a quién y cómo entregamos nuestra entrega cuando nos damos. Si lo que es importante en nuestra vida como es el amor, los ensueños, aquello en lo que nos empeñamos o lo que guardamos como recuerdo, lo construimos sobre una arena movediza que no tiene fundamento, es arriesgarse irresponsablemente a que nuestra vida sea fatalmente vulnerable, insulsa, vacía, sin significado y víctima de la improvisación o de cualquier desaprensivo ataque.
Escuchar al Señor es edificar sobre la roca, caminar en la compañía de su Palabra que nos da la vida, que nos ilumina en las cañadas oscuras, que en medio de las tormentas nos pacifica, que es capaz de ablandar nuestra dureza de corazón, y con su verdad nos salva de la mentira. Pero este tipo de escucha honda y sincera, es la que traduce a la vida concreta lo que ha escuchado de los labios de Dios: no os contentéis con oír la Palabra, sino poned por obra lo que habéis escuchado. Lo que decimos con los labios no lo contradigan nuestras obras, y que éstas sean el fiel reflejo de lo que hemos oído al Señor.

Jesús Sanz Montes, ofm
Arzobispo de Oviedo: A. A. de Huesca y Jaca

LEER MÁS...

La fuerza del Evangelio

6 de marzo de 2011
Mateo 7, 21-27

Mateo concluye el gran discurso de Jesús en una montaña de Galilea con dos breves parábolas, narradas con maestría y fáciles de recordar por todos. Su mensaje es de importancia decisiva: seguir a Jesús consiste en «escuchar sus palabras» y en «ponerlas en práctica». Si no lo hacemos así nuestro cristianismo es una insensatez. No tiene sentido alguno.
El hombre sensato construye su casa sobre roca firme. Por eso, cuando llegan las lluvias torrenciales del invierno y el agua desciende de los montes y soplan los fuertes vientos del Mediterráneo, la casa no se hunde: «está cimentada sobre roca». Así es la Iglesia formada por creyentes que se esfuerzan por escuchar el Evangelio y ponerlo en práctica.
El hombre necio, por el contrario, construye su casa sobre arena, en el fondo del valle. Por eso, al llegar las lluvias, los aluviones y el vendaval, la casa «se hunde totalmente». Así se desmorona el cristianismo cuando no está fundamentado en la roca del Evangelio escuchado y practicado en las comunidades.
En la conciencia moderna se ha producido un profundo cambio cultural que está poniendo en crisis el nacimiento y la vivencia de la fe cristiana. Cada vez se va haciendo más difícil despertar una fe viva en Dios y en Jesucristo por vía de "adoctrinamiento". Señalemos dos causas fáciles de detectar.
Por una parte, está en crisis la autoridad, toda autoridad. Es difícil que la fe brote hoy de la obediencia a una autoridad religiosa que se presente como poseedora de la verdad. La palabra que pronuncia la Iglesia desde su posición de autoridad sagrada no resulta hoy por sí misma ni creíble ni atractiva.
Por otra parte, más que doctrina religiosa, las personas buscan una experiencia que les ayude a vivir con sentido y esperanza. Muchos hombres y mujeres se distancian casi instintivamente de cualquier iniciación a la fe entendida como "proceso de aprendizaje".
Hemos de creer mucho más en la fuerza transformadora del Evangelio. Las palabras de Jesús tienen más poder que nuestras doctrinas. Su Buena Noticia es más atractiva que todos nuestros sermones. ¿No ha llegado el momento de formar grupos, crear espacios, posibilitar encuentros en los que la gente de hoy tenga la oportunidad de entrar en contacto directo con el Evangelio para escuchar a Jesús y descubrir juntos su Buena Noticia?
Muchos que se sienten perdidos y viven sin esperanza podrían descubrir con alegría que no están solos, que pueden confiar en un Dios Padre y que pueden vivir con la esperanza de Jesús. Es lo que más necesitan.
José Antonio Pagola

LEER MÁS...

4 de marzo de 2011

Tiempo Ordinario 9 A

Nos sentimos perdidos en la intemperie.
Pero decimos 'Creo' y de pronto nos sentimos también seguros,
acogidos en la Presencia, tomados de la mano,
mirados con cuidado.
José Arregi
Tiempo Or9

LEER MÁS...

1 de marzo de 2011

Unas 18.000 personas se manifiestan contra el radicalismo religioso en Túnez

19-02-2011
La Gaceta

"Necesitamos vivir juntos, ser tolerantes con los puntos de vista de los demás", ha dicho Ridha Ghozzi, de 34 años, que acudió a la protesta portando carteles en los que se podía leer "El terrorismo no es tunecino" y "La religión es personal". La manifestación se ha producido a raiz del asesinato de un sacerdote polaco.
Alrededor de 18.000 personas se han manifestado contra el radicalismo religioso y en favor del laicismo después de que un sacerdote polaco fuera asesinado "por grupos terroristas fascistas", en palabras del ministerio del Interior. Otras dos protestas se han producido en distintos puntos de la ciudad después de varias semanas en aparente calma.
La mayor de las manifestaciones ha concentrado a cerca de 18.000 personas que han clamado por la tolerancia religiosa y ha rechazado todo tipo extremismo.
"Necesitamos vivir juntos, ser tolerantes con los puntos de vista de los demás", ha dicho Ridha Ghozzi, de 34 años, que acudió a la protesta portando carteles en los que se podía leer "El terrorismo no es tunecino" y "La religión es personal".
La presencia de fuerzas de seguridad fue escasa aunque el Ejército estableció un perímetro de seguridad en torno al Ministerio del Interior.
El principal movimiento islamista tunecino ha condenado el asesinato de un sacerdote polaco y ha pedido al Gobierno que esclarezca los hechos y encuentre a los culpables de cara a la opinión pública.
Por otro lado, otros 3.000 manifestantes protestaron frente a la Embajada francesa para pedir la destitución del actual embajador francés en Túnez. La actitud cortante que mostró a los periodistas de la televisión estatal ha provocado que gran parte de los medios locales hayan centrado sus focos en la cobertura de este evento.
En otra manifestación, varios centenares de personas han pedido la sustitución del actual Gobierno de transición que está inmerso en la preparación de las elecciones presidenciales previstas para julio o agosto.
El Ministerio del Interior ha publicado un comunicado en el que advierte de que las manifestaciones son ilegales debido a las leyes de emergencia implantadas desde las revueltas. También ha avisado que cualquier persona que forme parte de dichas protestas o de otras futuras puede ser procesado.

LEER MÁS...