25 de agosto de 2009

Apuntarlo en la Agenda, el calendario o donde sea, vale la pena.

Dos Lunas en el Cielo: El 27 de Agosto, a medianoche y 30 minutos, mirar al cielo. El planeta Marte será la estrella mas brillante en el cielo...

...y será tan grande como la luna llena.Marte estará a 55,75 millones de kilómetros de la tierra. No os lo perdáis.Será como si la tierra tuviera dos lunas.La próxima vez que este acontecimiento se repita será el año 2.287.

24 de agosto de 2009

Una ley del mar violada...

“Si realmente fue así, estamos choqueados. Ya parece que no se respeta más la ley del mar, con su prioridad de salvataje de las personas en peligro. Si pensamos que la franja de mar entre Lampedusa y Libia está totalmente vigilada, día y noche, incluso con las lanchas patrulleras donadas a Libia por Italia, nos preguntamos cómo un gomón de 12 metros puede haber estado allí, durante tanto tiempo, sin que nadie se haya dado cuenta”. [Christopher Hein, director del Consejo Italiano para los Refugiados (CIR)]

“Es como si el miedo de ayudar estuviera prevaleciendo sobre el deber de socorrer a quien se encuentra en dificultades en el mar. Como si se hubiera pasado el mensaje de que quien llega por mar es una especie de nada que hay que ignorar”. [Laura Boldrini, portavoz en Italia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). Ambas intervenciones se produjeron ante la narración efectuada por cinco migrantes eritreos puestos a salvo en la isla de Lampedusa, de las peripecias de un viaje que costaron la vida a 73 de sus compañeros].

22 de agosto de 2009

TU TIENES EL RELOJ, YO TENGO EL TIEMPO

Entrevista realizada por VÍCTOR-M. AMELA a MOUSSA AG ASSARID.

No sé mi edad: nací en el desierto del Sahara, sin papeles...!
Nací en un campamento nómada tuareg entre Tombuctú y Gao, al norte de Mali. He sido pastor de los camellos, cabras, corderos y vacas de mi padre. Hoy estudio Gestión en la Universidad Montpellier. Estoy soltero. Defiendo a los pastores tuareg. Soy musulmán, sin fanatismo.

- ¡Qué turbante tan hermoso...!
- Es una fina tela de algodón: permite tapar la cara en el desierto cuando se levanta arena, y a la vez seguir viendo y respirando a su través.
- Es de un azul bellísimo...
- A los tuareg nos llamaban los hombres azules por esto: la tela destiñe algo y nuestra piel toma tintes azulados...
- ¿Cómo elaboran ese intenso azul añil?
- Con una planta llamada índigo, mezclada con otros pigmentos naturales. El azul, para los tuareg, es el color del mundo.
- ¿Por qué?
- Es el color dominante: el del cielo, el techo de nuestra casa.
- ¿Quiénes son los tuareg?
- Tuareg significa "abandonados", porque somos un viejo pueblo nómada del desierto, solitario, orgulloso: "Señores del Desierto", nos llaman. Nuestra etnia es la amazigh (bereber), y nuestro alfabeto, el tifinagh.
- ¿Cuántos son?
- Unos tres millones, y la mayoría todavía nómadas. Pero la población decrece... "¡Hace falta que un pueblo desaparezca para que sepamos que existía!", denunciaba una vez un sabio: yo lucho por preservar este pueblo.
- ¿A qué se dedican?
- Pastoreamos rebaños de camellos, cabras, corderos, vacas y asnos en un reino de infinito y de silencio...
- ¿De verdad tan silencioso es el desierto?
- Si estás a solas en aquel silencio, oyes el latido de tu propio corazón. No hay mejor lugar para hallarse a uno mismo.
- ¿Qué recuerdos de su niñez en el desierto conserva con mayor nitidez?
- Me despierto con el sol.. Ahí están las cabras de mi padre. Ellas nos dan leche y carne, nosotros las llevamos a donde hay agua y hierba... Así hizo mi bisabuelo, y mi abuelo, y mi padre... Y yo. ¡No había otra cosa en el mundo más que eso, y yo era muy feliz en él!
- ¿Sí? No parece muy estimulante. ..
- Mucho. A los siete años ya te dejan alejarte del campamento, para lo que te enseñan las cosas importantes: a olisquear el aire, escuchar, aguzar la vista, orientarte por el sol y las estrellas... Y a dejarte llevar por el camello, si te pierdes: te llevará a donde hay agua.
- Saber eso es valioso, sin duda...
- Allí todo es simple y profundo. Hay muy pocas cosas, ¡y cada una tiene enorme valor!
- Entonces este mundo y aquél son muy diferentes, ¿no?
- Allí, cada pequeña cosa proporciona felicidad. Cada roce es valioso. ¡Sentimos una enorme alegría por el simple hecho de tocarnos, de estar juntos! Allí nadie sueña con llegar a ser, ¡porque cada uno ya es!
- ¿Qué es lo que más le chocó en su primer viaje a Europa?
- Vi correr a la gente por el aeropuerto.. .. ¡En el desierto sólo se corre si viene una tormenta de arena! Me asusté, claro...
- Sólo iban a buscar las maletas, ja, ja...
- Sí, era eso. También vi carteles de chicas desnudas: ¿por qué esa falta de respeto hacia la mujer?, me pregunté... Después, en el hotel Ibis, vi el primer grifo de mi vida: vi correr el agua... y sentí ganas de llorar.
- Qué abundancia, qué derroche, ¿no?
- ¡Todos los días de mi vida habían consistido en buscar agua! Cuando veo las fuentes de adorno aquí y allá, aún sigo sintiendo dentro un dolor tan inmenso...
- ¿Tanto como eso?
- Sí. A principios de los 90 hubo una gran sequía, murieron los animales, caímos enfermos... Yo tendría unos doce años, y mi madre murió... ¡Ella lo era todo para mí! Me contaba historias y me enseñó a contarlas bien. Me enseñó a ser yo mismo.
- ¿Qué pasó con su familia?
- Convencí a mi padre de que me dejase ir a la escuela. Casi cada día yo caminaba quince kilómetros. Hasta que el maestro me dejó una cama para dormir, y una señora me daba de comer al pasar ante su casa... Entendí: mi madre estaba ayudándome...
- ¿De dónde salió esa pasión por la escuela?
- De que un par de años antes había pasado por el campamento el rally París-Dakar, y a una periodista se le cayó un libro de la mochila. Lo recogí y se lo di. Me lo regaló y me habló de aquel libro: El Principito. Y yo me prometí que un día sería capaz de leerlo...
- Y lo logró.
- Sí. Y así fue como logré una beca para estudiar en Francia.
- ¡Un tuareg en la universidad. ..!
- Ah, lo que más añoro aquí es la leche de camella... Y el fuego de leña. Y caminar descalzo sobre la arena cálida. Y las estrellas: allí las miramos cada noche, y cada estrella es distinta de otra, como es distinta cada cabra... Aquí, por la noche, miráis la tele.
- Sí... ¿Qué es lo que peor le parece de aquí?
- Tenéis de todo, pero no os basta. Os quejáis. ¡En Francia se pasan la vida quejándose! Os encadenáis de por vida a un banco, y hay ansia de poseer, frenesí, prisa... En el desierto no hay atascos, ¿y sabe por qué? ¡Porque allí nadie quiere adelantar a nadie!
- Reláteme un momento de felicidad intensa en su lejano desierto.
- Es cada día, dos horas antes de la puesta del sol: baja el calor, y el frío no ha llegado, y hombres y animales regresan lentamente al campamento y sus perfiles se recortan en un cielo rosa, azul, rojo, amarillo, verde...
- Fascinante, desde luego...
- Es un momento mágico... Entramos todos en la tienda y hervimos té. Sentados, en silencio, escuchamos el hervor... La calma nos invade a todos: los latidos del corazón se acompasan al pot-pot del hervor...
- Qué paz...
- Aquí tenéis reloj, allí tenemos tiempo.

14 de agosto de 2009

Centro de Humanización de la Salud

Cursos 2009-10 a impartir en el Centro de Humanización de la Salud en Tres Cantos (Madrid).
Hay cursos presenciales, a distancia, postgrados y actividades diversas a lo largo del año.

http://www.humanizar.es/cursos/2009_2010/index.html

ESCUELA PARA EL DESARROLLO DEL POTENCIAL HUMANO

Cursos de otoño Centro Abierto Tomillo.
El Centro Abierto Tomillo es una escuela de desarrollo del potencial humano en la que explorar, profundizar y aprender capacidades personales que lleven a una vida más completa en un mundo mejor.Proponemos talleres, cursos, programas de formación y actividades con marcado carácter práctico y compromiso de excelencia.

http://www.tomillo.es/index.asp?MP=14&MS=60&MN=1

12 de agosto de 2009

Otro mundo es posible

A veces vives cosas que te hacen sentir profundamente agradecido a nuestros hermanos y hermanas y a la forma en que Dios hace un mundo mejor a través de ellos.
La vida en el Congo no es fácil. El JRS tiene un proyecto de salud en la zona de Wanie-Rukula cerca de Kisangani. Yo me encontraba de paso visitando como avanzaban las construcciones de los centros de salud, charlando con el equipo, gozando con la gente local. El día tocaba a su fin, ya habíamos visitado los centros de salud previstos y volvíamos para casa. Al llegar a un cruce del camino la directora del proyecto nos preguntó si queríamos desviarnos para ver una última instalación, acabada hacía unos meses y que se encontraba ya en funcionamiento, a lo que respondimos encantados.
Al llegar todo parecía normal, visitamos las dependencias, saludamos al personal, hasta que en un momento dado una de las enfermeras se dirigió a la directora susurrándole algo al oído. Parecía que acababa de llegar un niño muy grave y no sabían qué hacer con él. El pequeño tenía malaria en fase terminal. Casi no podía respirar, su corazoncito latía taquicardicamente y estaba al borde del coma. Si hubiera llegado solo unas horas antes al centro le habrían administrado la medicación y se habría recuperado sin problemas, pero vivían lejos y se habían retrasado por llevarle al curandero para que le administrara la magia que le haría curarse.
La única solución en ese momento es una transfusión, pero el banco de sangre más cercano se encontraba en el hospital de Kisangani a unos 20 Kilómetros de allí. El viaje de vuelta lo hicimos con la madre y el niño, mirándonos unos a otros y con el alma encogida por no saber si llegaría vivo. En esos momentos el tiempo se hace eterno y el coche va terriblemente despacio. Al llegar al hospital nos dicen que el sistema de frío no funciona y que no tienen sangre. Maldición; les pedimos una bolsa de transfusión pensando en que alguno de nosotros pueda donar. Nos dicen que no hay, que se terminaron el día anterior. La desesperación nos invade, piensas que en Europa, esto jamás se permitiría. Finalmente alguien aparece con una bolsa. Es de un paciente que no la llegó a utilizar porque había fallecido esa mañana. Otra vez esperanza, pero ahora es el médico quien se niega a dejarnos donar porque pretende hacer un análisis al niño para saber su grupo. En la situación en la que está o se le hace inmediatamente una transfusión o el niño se muere. No hay tiempo para análisis. La directora del proyecto alega que es donante universal y logra convencer al médico para donar su sangre al niño.
Era la primera vez que me encontraba en una situación parecida. Los responsables del proyecto nos cuentan que viven esto cada día. La falta de educación, la falta de medios, hacen que la vida y la muerte dancen juntos un macabro baile. ¿La casualidad? ¿El destino? ¿Dios? Si no nos hubiéramos desviado con el coche, si no hubiera aparecido la bolsa de transfusión, si nuestra amiga no hubiera sido donante universal… supimos que el niño se recuperó y salió del hospital.
Estar en el JRS no es un trabajo. Implica dejarte la salud, la vida y hasta la sangre si hace falta, pero es allí donde ves las semillas de esperanza y donde encuentras gente capaz de dejarse la piel, convencida hasta el extremo de que otro mundo es posible y de que el reino llega.
Alberto Martín.
Entreculturas, España

La verdad nos hace libres para amar y servir como jesús

El comunicado al que hace referencia el siguiente enlace nos manifiesta que la persecución a quienes trabajan por la vida y por la paz sigue y se está concretizando contra la persona de Mons. Pedro Barreto, por su servicio a la vida y la salud de los pobladores de La Oroya. Los problemas de la Minera Doe Run lo han agudizado.
Pincha sobre este enlace para poder leer el documento http://www.scribd.com/doc/18477297/Comunicado-La-Verdad

10 de agosto de 2009

UNA INICIATIVA PARA EL MUTUO CONOCIMIENTO ENTRE RELIGIONES

El diálogo y la convivencia pacífica entre personas de diferentes religiones pasa también por un mayor conocimiento recíproco.
Este conocimiento sirve en un contexto multiétnico y multirreligioso sobre todo para derribar viejos prejuicios y a reconocer los elementos de unidad más que de división. Esa es la razón de una iniciativa de la arquidiócesis de Singapur que comenzó a fines de julio con una visita de un grupo de 80 católicos de etnia china al antiguo templo hindú de Sri Krishnan. El periódico de la Ciudad del Vaticano –que informa sobre el programa– dice también que en los próximos meses se llevarán a cabo visitas similares a templos de otras religiones. La república de Singapur es una ciudad-estado en una isla del sureste asiático, densamente habitada, que tiene la particularidad de hospedar en su territorio a varios grupos étnicos y religiosos. Un pequeño mosaico formado por chinos, malasios e indios, donde conviven budistas (casi la mitad de la población) con musulmanes, taoístas, hindúes y cristianos. En esl caso de la visita al templo hindú organizada por la arquidiócesis de Singapur, lo que más llamó la atención de los participantes fue el concepto de trinidad que existe en distintas formas también en la religión hindú y que está representada en las figuras de Brahma, Vishnu y Shiva: “Una semejanza con el concepto trinitario de Dios que, más allá de las muchas diferencias suscitó estupor y curiosidad entre muchos de los católicos que participaron del encuentro".

PARA REFLEXIONAR JUNTOS: Acuerdos comerciales y pobreza

También debe cambiar la ecuación económica. Después de 1970 el papel del África en las exportaciones mundiales ha bajado del 3,5 al 1,5%. Para reducir la pobreza y mantener el crecimiento, el África debe poder frenar esta disminución.
La AGOA, elemento conductor de las relaciones comerciales de los Estados Unidos con África, podría ser útil si incluyera un mayor número de productos agrícolas y elaborados. Si la señora Clinton omite tratar el tema de las subvenciones estadounidenses a los intercambios agrícolas que distorsionan las reglas del mercado, la AGOA no desarrollará jamás plenamente su potencial y el África no podrá salir de las pobreza a través del comercio... El África no necesita protectores sino ‘socios dispuestos’ a trabajar CON ella y no POR ella. Si la administración de Barack Obama realmente quiere cambiar las cosas, debe comportarse como un aliado, de igual a igual, y realizar algunos deberes poco costosos pero de grandes consecuencias”.
De la carta abierta formada por los presidentes de Liberia, Ellen Johnson-Sirleaf; Ruanda, Paul Kagame; Botsuana, Seretse Khama Ian Khama y Senegal, Abdoulaye Wade, con ocasión de la visita de la Secretaria de Estado estadounidense Hillary Clinton. Durante la mañana publicaremos otra noticia sobre el tema

6 de agosto de 2009

Pasarse el Antivirus

Antena misionera. Algunos problemillas en los últimos días me hacían pensar que mi ordenador debía tener algún virus.

Así que cuando llegué a casa, y tenía en la mente sobre qué escribir estas líneas, sometí al disco duro de mi ordenador a un exhaustivo análisis anti-virus.
Pensaba que la cosa iba a ser rápida. Me pasé dos horas viendo pasar números y nombres de archivos. Al final sólo aparecieron tres “gusanos” que pude eliminar sin problemas.

La cuestión de que después de tanto tiempo, me olvidé del tema que pensaba comentar. Como dice el refrán “no hay mal que por bien no venga”, y tras esas dos horas pasaron por mi mente varias ideas. Recojo una de ellas.

Igual que al ordenador le puedes pasar un anti-virus, no estaría de más que a nuestra persona, a nuestra forma de pensar y actuar, las pudiéramos someter de vez en cuando al análisis de un anti-virus.

Y es que a veces se van colando dentro de nosotros, de forma casi inconsciente “virus” que se esconden de forma enquistada y surgen al exterior, sin darnos cuenta, en nuestra relación con los demás.
Así que he cogido lápiz y papel y he escrito algunos de los que puedo reconocer en mí, a pesar de que cueste aceptarlos.
Entre ellos están los siguientes:

* la mentalidad del “sálvese quien pueda”, acrecentado por la actual crisis económica;
* la “indiferencia”, no puedo preocuparme de los problemas de los demás, bastantes tengo yo;
* el “racismo”, sin darme cuenta voy viendo a los que son diferentes como “competidores” de mis intereses, la imagen que tengo de ellos se va degradando;
* un feroz “individualismo”, si yo no me ocupo y preocupo de mantener mi nivel de vida, nadie lo va ha hacer por mí, que cada uno se ocupe de sí mismo;
* un solapado “fundamentalismo”, tengo que mantener a cualquier precio mis puntos de vista, si dejo que la forma de pensar de los otros cuestione la mía me voy a meter en un lío del que saldré perdiendo;
* cuando surge un problema “la culpa siempre es del otro”, reconocer mis propios errores es una mala política en estos tiempos, casi siempre encontraré a alguien a quien cargarle la responsabilidad;
* en esta sociedad que genera tantos parados y excluidos, “nadie reconoce lo que yo valgo”, la envidia de los otros impide que se me valore justamente.
Y podría seguir la lista.

El problema es que no tengo tiempo para escanear el “disco duro” de mi persona. Para colmo, si tuviera que eliminar o poner en cuarentena los “virus” que fueran apareciendo, me sentiría indefenso frente a una sociedad por la que me siento agredido.

Es verdad que nos sentimos atacados por un sistema social radicalmente injusto. Quienes dicen saber del tema afirman que el sistema no va a cambiar, deberá cambiar “el modelo”, o sea, algunos mecanismos secundarios dentro del mismo sistema.

Tengo derecho a defenderme. Pero me pregunto si el convertirme en una “persona virósica” es la mejor forma de hacerlo.

4 de agosto de 2009

2 de agosto de 2009

India. KARNATAKA, INVESTIGAN LA MUERTE DE UN SACERDOTE

Misna. La policía abrió una investigación sobre la muerte del padre James Mukalel, un sacerdote indio encontrado sin vida junto al camino de una aldea en el norteño estado de Karnataka.

El cuerpo del sacerdote –escribe el periódico de la Ciudad del Vaticano ‘L’Osservatore Romano’– no presenta heridas, pero sí señales visibles de estrangulamiento. Según una primera reconstrucción, el padre Mukalel habría muerto mientras regresaba a su parroquia luego de haber celebrado un funeral y de visitar a algunas familias. Monseñor Lawrence Mukkuzhy, obispo de la diócesis siro-malabar de Belthangady donde actuaba el sacerdote, dijo que el padre Mukalel “era muy querido por la población de la zona” y que “era un misionero comprometido y altruista, que servía a personas de cualquier religión”. Junto a Orissa, Karnataka es uno de los estados de la India donde el año pasado se produjeron ataques y actos de violencia de extremistas hindúes contra los cristianos.

1 de agosto de 2009

EL CORAZÓN DEL CRISTIANISMO. 18 Tiempo ordinario (B) Juan 6, 24-35

JOSÉ ANTONIO PAGOLA. SAN SEBASTIÁN (GUIPUZCOA). ECLESALIA, 29/07/09.- La gente necesita a Jesús y lo busca. Hay algo en él que los atrae, pero todavía no saben exactamente por qué lo buscan ni para qué. Según el evangelista, muchos lo hacen porque el día anterior les ha distribuido pan para saciar su hambre.

Jesús comienza a conversar con ellos. Hay cosas que conviene aclarar desde el principio. El pan material es muy importante. Él mismo les ha enseñado a pedir a Dios «el pan de cada día» para todos. Pero el ser humano necesita algo más. Jesús quiere ofrecerles un alimento que puede saciar para siempre su hambre de vida.
La gente intuye que Jesús les está abriendo un horizonte nuevo, pero no saben qué hacer, ni por dónde empezar. El evangelista resume sus interrogantes con estas palabras: «y ¿qué obras tenemos que hacer para trabajar en lo que Dios quiere?». Hay en ellos un deseo sincero de acertar. Quieren trabajar en lo que Dios quiere, pero, acostumbrados a pensarlo todo desde la Ley, preguntan a Jesús qué obras, prácticas y observancias nuevas tienen que tener en cuenta.
La respuesta de Jesús toca el corazón del cristianismo: «la obra (¡en singular!) que Dios quiere es ésta: que creáis en el que él ha enviado». Dios sólo quiere que crean en Jesucristo pues es el gran regalo que él ha enviado al mundo. Ésta es la nueva exigencia. En esto han de trabajar. Lo demás es secundario.
Después de veinte siglos de cristianismo, ¿no necesitamos descubrir de nuevo que toda la fuerza y la originalidad de la Iglesia está en creer en Jesucristo y seguirlo? ¿No necesitamos pasar de la actitud de adeptos de una religión de "creencias" y de "prácticas" a vivir como discípulos de Jesús?
La fe cristiana no consiste primordialmente en ir cumpliendo correctamente un código de prácticas y observancias nuevas, superiores a las del antiguo testamento. No. La identidad cristiana está en aprender a vivir un estilo de vida que nace de la relación viva y confiada en Jesús el Cristo. Nos vamos haciendo cristianos en la medida en que aprendemos a pensar, sentir, amar, trabajar, sufrir y vivir como Jesús.
Ser cristiano exige hoy una experiencia de Jesús y una identificación con su proyecto que no se requería hace unos años para ser un buen practicante. Para subsistir en medio de la sociedad laica, las comunidades cristianas necesitan cuidar más que nunca la adhesión y el contacto vital con Jesús el Cristo. (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

Salmo 151

Señor, aquí estoy,
tengo miedo, pero se que tu me cuidas
y no me pides nada que no sea capaz de darte.

Quiero confiar en ti y dejarme guiar tan solo por tus pasos...
pero me pierdo en mis cosas,
quiero controlarlo todo por si acaso sale mal,
y me olvido que tu lo puedes todo,
que no hay nada por pequeño que sea
que se escape a tu mirada.
Me cuesta creer que si te dejo tu me darás lo que necesito,
porque conoces mejor que yo lo que me hace falta.

Quiero abandonarme en tus manos y no temer nada,
quiero dejar de asegurarme de todo,
quiero dejar atrás mis miedos que me impiden mirarte a los ojos;
porque nada es imposible para ti;
porque tu estás conmigo invitándome a volar".