NUESTRAS PUBLICACIONES DESTACADAS

30 de enero de 2011

Iglesia más Evangélica

30 de enero de 2011
Mateo 5, 1-12

Al formular las bienaventuranzas, Mateo, a diferencia de Lucas, se preocupa de trazar los rasgos que han de caracterizar a los seguidores de Jesús. De ahí la importancia que tienen para nosotros en estos tiempos en que la Iglesia ha de ir encontrando su estilo cristiano de estar en medio de una sociedad secularizada.
No es posible proponer la Buena Noticia de Jesús de cualquier forma. El Evangelio sólo se difunde desde actitudes evangélicas. Las bienaventuranzas nos indican el espíritu que ha de inspirar la actuación de la Iglesia mientras peregrina hacia el Padre. Las hemos de escuchar en actitud de conversión personal y comunitaria. Sólo así hemos de caminar hacia el futuro.
Dichosa la Iglesia "pobre de espíritu" y de corazón sencillo, que actúa sin prepotencia ni arrogancia, sin riquezas ni esplendor, sostenida por la autoridad humilde de Jesús. De ella es el reino de Dios.
Dichosa la Iglesia que "llora" con los que lloran y sufre al ser despojada de privilegios y poder, pues podrá compartir mejor la suerte de los perdedores y también el destino de Jesús. Un día será consolada por Dios.
Dichosa la Iglesia que renuncia a imponerse por la fuerza, la coacción o el sometimiento, practicando siempre la mansedumbre de su Maestro y Señor. Heredará un día la tierra prometida.
Dichosa la Iglesia que tiene "hambre y sed de justicia" dentro de sí misma y en el mundo entero, pues buscará su propia conversión y trabajará por una vida más justa y digna para todos, empezando por los últimos. Su anhelo será saciado por Dios.
Dichosa la Iglesia compasiva que renuncia al rigorismo y prefiere la misericordia antes que los sacrificios, pues acogerá a los pecadores y no les ocultará la Buena Noticia de Jesús. Ella alcanzará de Dios misericordia.
Dichosa la Iglesia de "corazón limpio" y conducta transparente, que no encubre sus pecados ni promueve el secretismo o la ambigüedad, pues caminará en la verdad de Jesús. Un día verá a Dios.
Dichosa la Iglesia que "trabaja por la paz" y lucha contra las guerras, que aúna los corazones y siembra concordia, pues contagiará la paz de Jesús que el mundo no puede dar. Ella será hija de Dios.
Dichosa la Iglesia que sufre hostilidad y persecución a causa de la justicia, sin rehuir el martirio, pues sabrá llorar con las víctimas y conocerá la cruz de Jesús. De ella es el reino de Dios.
La sociedad actual necesita conocer comunidades cristianas marcadas por este espíritu de las bienaventuranzas. Sólo una Iglesia evangélica tiene autoridad y credibilidad para mostrar el rostro de Jesús a los hombres y mujeres de hoy.
José Antonio Pagola

LEER MÁS...

29 de enero de 2011

4 Tiempo Ordinario

La palabra DICHOSOS, descubre un componente fundamental:
La fiesta, la alegría del Reino.
Podríamos pensar que Jesús afirma:
¡cuánto más felices seríais si no necesitarais tantas cosas!
¡Cuánto más felices seríais si vuestro corazón no fuera violento!
¡cuánto más felices seríais si aprendierais a sufrir!
¡Cuánto más felices seríais si vuestro corazón fuera transparente!
¡Cuánto más felices seríais si fueseis sembradores de paz!
¡Cuánto más felices seríais si trabajarais por un mundo justo!
Y si os persiguen y tenéis que sufrir por todo eso,
¡más felices todavía!
José Enrique Galarreta

CODIGO de la FELICIDAD 30-1-11

LEER MÁS...

28 de enero de 2011

Una carta desde Haití

5 de enero de 2011

Hace un año ni imaginábamos por asomo lo que estaba por venir.
Estuvimos celebrando la Navidad bien tranquilas en casa y por año nuevo nos deseamos lo mejor para el 2010, sin saber lo que estábamos diciendo. Nos deseamos felicidad y hemos sufrido un trauma inmenso; nos deseamos salud y larga vida y hemos visto muertos, heridos, amputados por todas partes; nos deseamos poder realizar todos nuestros proyectos... y estos cambiaron radicalmente. El hombre propone y Dios dispone.
Este año he deseado con voz muy bajita todas estas cosas... porque realmente al final no es cosa nuestra. Todo esta en manos de Dios. Ahora ya no pido larga vida porque ya no es tan importante para mi como vivirla con intensidad, aunque sean cuatro días. Así viven los haitianos el día a día, luchando por sobrevivir, viviendo para el hoy porque el mañana no lo controlan. Está en manos de Dios. Se ve la vida de otra forma. Ya no pido más salud que la que tengo y gracias Señor, pero creo que prefiero pedir coraje y fortaleza para aceptar lo que venga y no perder la alegría, la fe, la esperanza y la fuerza, porque eso es lo que he visto en los haitianos y me atrae más que tener salud y temo no darme cuenta del regalo que tengo.
Pido la fe y manifestar la fe que tengo en mis obras y en mis gestos porque es lo que he visto en ellos y es lo que me ha salvado, es lo que me ha dado la lección más grande de vida. Todo esta en manos de Dios y nos toca aceptar lo que venga, no con resignación sumisa, sino como el que se sabe en manos de quien le ama y no teme.
Lo escribo y me estremezco porque estoy viendo a este pueblo con los ojos cerrados y los brazos alzados cantando, rezando... suplicando, pidiendo perdón, pero sobre todo -impresionante- dando gracias. Al principio, tras el terremoto, cuando les oía cantar "Gracias Señor" algo dentro de mi se rebelaba. Ahora creo que entiendo. Quizás es como si fueran capaces de ver mas allá... solo Dios sabe, Dios es más grande, Dios les ama y detrás de todo eso o debajo de los escombros quizás encuentren nueva vida. He necesitado todos estos meses para reconciliarme con mis propios sentimientos de rebeldía, de dolor, de impotencia. Este pueblo es tan sencillamente humano que creo que me estaba costando descubrir al Dios tan humano... creo que lo estaba buscando arriba y está abajo, más abajo imposible, en los escombros.
Se acerca el 12 de enero y cada vez que lo nombro y lo recuerdo se me caen las lágrimas. Tiembla mi suelo y tengo ganas de arrodillarme, cubrirme la cabeza con las manos, como aquella tarde... y dejar que pase el dolor.
Me sigo preguntando por qué todos los lugares por los que pasé durante ese 12 de enero se cayeron y solo mi casa, a la que acababa de llegar, solo se agrietó y me salvó la vida. Y varias personas amigas con las que estuve ese día perdieron la vida bajo el hormigón y yo no. Estuve en la Iglesia por la mañana y se derrumbó la Iglesia; estuve en el ministerio de educación y se derrumbó; estuve en la Minustah (ONU) de Burdon una hora antes del terremoto y este también cayó y mato a la persona con la que estuve hablando durante una hora, aparte de otras muchas. Como quizás os podáis imaginar no dejo de preguntarme por qué?, por qué yo no? Por qué todo se cayó tras de mi?
Es que no fueron siquiera una centena de muertos... es que fueron 300.000. Es que fueron casi 500.000 heridos, es que fueron un millón y medio de personas que perdieron la casa...!!!
Se acerca el 12 de enero y el corazón de la gente está aún muy tierno pero muy fuerte a la vez. Se llora pero se lucha por la vida. No se olvida pero se sigue caminando. Se sonríe... pero el corazón esta roto.
Estamos heridos, si, pero no abatidos.
Muchas desgracias han venido juntas y se que todos os estremecéis cuando oís hablar de Haiti. Pero sabed que "cuando soy débil entonces soy fuerte. Mi fuerza se manifiesta en la debilidad". Si en algún lugar podéis comprender estas palabras, es en Haiti.
Creo que entiendo que en las desgracias, Dios vierte su Gracia y da más de lo que quita, y abre ventanas mejores que las puertas que cerró. Y cosas así son las que empiezo a pensar y creer. No porque veamos que el país progresa o que se va mejorando: Realmente aún no se ve demasiado. Lo que veo más que los efectos del terremoto, de la epidemia, de los ciclones, de los disturbios... es en el corazón de la gente: Sus profundas reflexiones, sus conductas, reacciones y respuestas y ahí es donde veo la Gracia de Dios cayendo a chorros.
El 12 de enero, a las 4'53 de la tarde, hora en que la tierra tembló en Haiti, todas las Iglesias celebrarán una Eucaristía por los que se fueron y por los que nos quedamos, por los que aún están bajo tiendas y los que aún no han levantado cabeza porque lo perdieron todo, por la curación de los enfermos del cólera y la de nuestro corazón, por nuestro futuro y nuestro progreso...
Será muy emocionante y lloraremos a lágrima viva, pero ese es el camino de nuestro crecimiento y nuestra curación.
Os pido que os acordéis de Haiti ese día y llevéis en el corazón al pueblo Haitiano en busca de su liberación.
Gracias por vuestra compañía y apoyo.
Un abrazo fuerte con mis mejores deseos para el 2011.

Isa Solá rjm

LEER MÁS...

27 de enero de 2011

Reunión de Evaluación del Blog de Familia

El día 22 de Enero de 2011 nos reunimos en D. Ramón de la Cruz los responsables de las vocaciones, las enlaces del blog y la administradora del mismo, para evaluar su marcha desde la anterior reunión.
Comenzamos la mañana orando todos juntos y poniendo nuestro trabajo a la luz del Espíritu para dejarnos conducir por El. Luego, cada grupo se reunió por separado.
Comenzamos evaluando el trabajo realizado durante este último año, constatando que en los últimos tiempos el blog no se ha actualizado tanto como nos habría gustado. Aprovechamos desde aquí para volver a recordar que el blog es de todos y debemos mantenerlo entre todos. Podéis enviarnos los artículos, oraciones, trabajos de grupo… que os parezca oportuno que publiquemos.
Estuvimos tratando también el tema de las informaciones que publicamos. En nuestro blog cabe todo tipo de informaciones. Se publicarán los artículos que vayamos decidiendo, de entre todos los que vayamos recibiendo, siempre que se trate de opiniones autorizadas, artículos fundamentados y que traten los temas con respeto. No tenemos por qué estar todos de acuerdo con la visión que presente un artículo y, por tanto, el que no se sienta identificado siempre puede enviar otro artículo que trate el mismo tema desde otro punto de vista. Queremos conseguir tener un blog que acoja la pluralidad de opiniones, con el que todos podamos sentirnos identificados.
Vimos que no está funcionando bien el sistema de intercambio de opiniones dentro de cada artículo. Para evitar la pequeña complicación que supone el tener que registrarse cada vez que uno quiere opinar, hemos decidido volver a habilitar el foro de opinión, que es mucho más sencillo de utilizar. Os informaremos cuando se pueda empezar a usar y os animamos a que lo hagáis para que vayamos teniendo mayor comunicación entre nosotros a través del intercambio de opiniones sobre los artículos en los que queramos opinar. Al hacer cualquier comentario será necesario que la persona se identifique. Dichas opiniones deberán cumplir unas normas de ética y respeto, y se eliminarán todas las opiniones que no se adapten a estos requisitos.
Se van a actualizar también las fotos de la página de inicio, para lo cual podéis enviarnos a los distintos enlaces, algunas fotos que tengáis recientes de encuentros, de vuestros grupos o comunidades,…Os agradeceremos vuestra colaboración.
Nos hicimos el propósito de informar siempre a través del blog de cualquier reunión o encuentro relevante de la familia, para eso también pedimos la colaboración de todos y que nos vayáis informando de los acontecimientos especiales que vayáis viviendo en vuestros grupos, comunidades,…
Tras constatar que nos queda mucho camino por recorrer, terminamos la reunión con nuevas fuerzas y mayor seguridad para poder seguir adelante.
Un abrazo para todos.

LEER MÁS...

Recemos por la Iglesia de la India

P. Samuel M. Chetcuti OFM Conv.
P. Provincial de los Frailes Franciscanos Conventuales
21 Enero 2011
Extremistas budistas, en la India han prendido fuego a 20 iglesias en la noche pasada. Esta tarde han planificado destruir 200 iglesias en la provincia de Olisabang.
Tienen intención de matar a 200 misioneros entre las próximas 24 horas.
En este momento todos los cristianos se están escondiendo en las “aldeas”.
Recemos por ellos y enviemos este mensaje a todos los cristianos que conozcamos. Pidamos a Dios que tenga piedad de nuestros hermanos y hermanas de la India.

LEER MÁS...

23 de enero de 2011

Seguidores

23 de enero de 2011
Mateo, 4, 12-23

Cuando Jesús se entera de que el Bautista ha sido encarcelado, abandona su aldea de Nazaret y marcha a la ribera del lago de Galilea para comenzar su misión. Su primera intervención no tiene nada de espectacular. No realiza un prodigio. Sencillamente, llama a unos pescadores que responden inmediatamente a su voz: "Seguidme".
Así comienza el movimiento de seguidores de Jesús. Aquí está el germen humilde de lo que un día será su Iglesia. Aquí se nos manifiesta por vez primera la relación que ha de mantenerse siempre viva entre Jesús y quienes creen en él. El cristianismo es, antes que nada, seguimiento a Jesucristo.
Esto significa que la fe cristiana no es sólo adhesión doctrinal, sino conducta y vida marcada por nuestra vinculación a Jesús. Creer en Jesucristo es vivir su estilo de vida, animados por su Espíritu, colaborando en su proyecto del reino de Dios y cargando con su cruz para compartir su resurrección.
Nuestra tentación es siempre querer ser cristianos sin seguir a Jesús, reduciendo nuestra fe a una afirmación dogmática o a un culto a Jesús como Señor e Hijo de Dios. Sin embargo, el criterio para verificar si creemos en Jesús como Hijo encarnado de Dios es comprobar si le seguimos sólo a él.
La adhesión a Jesús no consiste sólo en admirarlo como hombre ni en adorarlo como Dios. Quien lo admira o lo adora, quedándose personalmente fuera, sin descubrir en él la exigencia a seguirle de cerca, no vive la fe cristiana de manera integral. Sólo el que sigue a Jesús se coloca en la verdadera perspectiva para entender y vivir la experiencia cristiana de forma auténtica.
En el cristianismo actual vivimos una situación paradójica. A la Iglesia no sólo pertenecen los que siguen o intentan seguir a Jesús, sino, además, los que no se preocupan en absoluto de caminar tras sus pasos. Basta estar bautizado y no romper la comunión con la institución, para pertenecer oficialmente a la Iglesia de Jesús, aunque jamás se haya propuesto seguirle.
Lo primero que hemos de escuchar de Jesús en esta Iglesia es su llamada a seguirle sin reservas, liberándonos de ataduras, cobardías y desviaciones que nos impiden caminar tras él. Estos tiempos de crisis pueden ser la mejor oportunidad para corregir el cristianismo y mover a la Iglesia en dirección hacia Jesús.
Hemos de aprender a vivir en nuestras comunidades y grupos cristianos de manera dinámica, con los ojos fijos en él, siguiendo sus pasos y colaborando con él en humanizar la vida. Disfrutaremos de nuestra fe de manera nueva.
José Antonio Pagola

LEER MÁS...

21 de enero de 2011

3 Tiempo Ordinario (A)

El Reino tiene poco que ver con la justicia:
ni Dios es justo, porque es parcial,
como son parciales las madres o los enamorados.
Ni con los demás somos simplemente justos,
por la misma razón, porque nos parecemos a nuestro Padre.
En el Reino no tiene cabida nada que sea "cobrar", "retribuir", "castigar", "vengar".
Todo eso quizá tenga validez en otros ámbitos:
en el Reino, no tienen sentido.
Los hijos no cobran.
Portarse como hijo no es un mérito, sino una suerte.
No se trabaja para recibir sino porque ya se ha recibido.
José Enrique Galarreta.

Tiempo Ordinario 3 Domingo -A-CAMBIO ILUSIONANTE 23-01-11

LEER MÁS...

20 de enero de 2011

Fallece Josefina Jiménez Galán

Desde el Comité Nacional de Asociados Laicos, queremos comunicaros la muerte de la Asociada Laica de Navalmoral de la Mata, Josefina Jiménez Galán. También, el fallecimiento del marido de Mª Luz Valero, Asociada Laica de Málaga.
Nos unimos en oración a todos sus familiares, seguros de que ya están gozando del amor y la presencia plena del Padre.

LEER MÁS...

16 de enero de 2011

Hambre de espiritualidad

16 de enero de 2011
Juan 1, 29-34

Las primeras generaciones cristianas sabían muy bien que "bautizarse" significa literalmente sumergirse en el agua, bañarse o limpiarse. Por eso, diferenciaban muy bien el "bautismo de agua" que impartía el Bautista en las aguas del Jordán y el "bautismo de Espíritu Santo" que reciben de Jesús.
El bautismo de Jesús no es un baño corporal que se recibe sumergiéndose en el agua, sino un baño interior en el que nos dejamos empapar y penetrar por su Espíritu, que se convierte dentro de nosotros en un manantial de vida nueva e inconfundible.
Por eso, los primeros cristianos bautizaban invocando el nombre de Jesús sobre cada bautizado. Pablo de Tarso dice que los cristianos están bautizados en "Cristo" y, por eso, han de sentirse llamados a "vivir en Cristo", animados por su Espíritu, interiorizando su experiencia de Dios y sus actitudes más profundas.
No es difícil observar en la sociedad moderna signos que manifiestan un hambre profunda de espiritualidad. Está creciendo el número de personas que buscan algo que les dé fuerza interior para afrontar la vida de manera diferente. Es difícil vivir una vida que no apunta hacia meta alguna. No basta tampoco pasarlo bien. La existencia termina haciéndose insoportable cuando todo se reduce a pragmatismo y frivolidad.
Otros sienten necesidad de paz interior y de seguridad para hacer frente a sentimientos de miedo y de incertidumbre que nacen en su interior. Hay quienes se sienten mal por dentro: heridos, maltratados por la vida, desvalidos, necesitados de sanación interior.
Son cada vez más los que buscan algo que no es técnica, ni ciencia, ni ideología religiosa. Quieren sentirse de manera diferente en la vida. Necesitan experimentar una especie de "salvación"; entrar en contacto con el Misterio que intuyen en su interior.
Nos inquieta mucho que bastantes padres no bauticen ya a sus hijos. Lo que nos ha de preocupar es que muchos y muchas se marchan de nuestra Iglesia sin haber oído hablar del "bautismo del Espíritu" y sin haber podido experimentar a Jesús como fuente interior de vida.
Es un error que en el interior mismo de la Iglesia se esté fomentando, con frecuencia, una espiritualidad que tiende a marginar a Jesús como algo irrelevante y de poca importancia. Los seguidores de Jesús no podemos vivir una espiritualidad seria, lúcida y responsable si no está inspirada por su Espíritu. Nada más importante podemos hoy ofrecer a las personas que una ayuda a encontrarse interiormente con Jesús, nuestro Maestro y Señor.
José Antonio Pagola

LEER MÁS...

9 de enero de 2011

¿Estamos apagando el Espíritu?

9 de enero de 2011
Mateo 3, 13-17

Aunque el relato evangélico habla de la inmersión de Jesús en el Jordán, lo decisivo no es este bautismo de agua que recibe de manos del Bautista, sino la acogida del Espíritu que el Padre envía sobre él.
Según la mentalidad bíblica, este Espíritu hace vivir a Jesús desde el aliento vital de Dios, lleno de su amor y su fuerza creadora, entregado a liberar, transformar y potenciar la vida. Por eso, los primeros seguidores de Jesús lo recordaban como un Profeta que, "ungido por Dios con el Espíritu Santo..., pasó la vida haciendo el bien". Este es el Espíritu que ha de alentar a quienes siguen sus pasos.
La crisis religiosa de nuestros días se está extendiendo con tal radicalidad que la indiferencia está afectando ya a los mismos creyentes. Los indicios son cada vez más inquietantes. Hay analistas que denuncian el "ateísmo interior" que está diluyendo la fe de algunos que se dicen cristianos.
La Iglesia no es un "espacio inmunizado". Hay practicantes que de hecho no cuentan con Dios. Pueden pasar tranquilamente sin él. Dios no estimula su vida ni inspira su comportamiento. Viven una religión vacía de comunicación con Dios. En la práctica, Dios no existe para ellos. Sin advertirlo, se están instalando en la "cultura de la ausencia de Dios".
¿Vamos a permanecer pasivos ante esta extinción progresiva de la verdadera fe incluso dentro de nuestros hogares y comunidades? ¿No nos estamos haciendo cada vez más indiferentes a la indiferencia religiosa que parece invadirlo todo? ¿No ha llegado el momento de reaccionar?
Tal vez, lo primero es tomar conciencia de que somos nosotros mismos los que podemos estar apagando el Espíritu dentro de la Iglesia con nuestra ceguera y pasividad. Movidos por el instinto de conservación, corremos el riesgo de dedicarnos a conservar el pasado quizás porque nos resulta más cómodo que vivir en permanente conversión, abiertos a la creatividad del Espíritu.
Seguramente, hemos de cuidar más nuestro modo de relacionarnos con Dios, evitando formas superficiales y vacías, vividas sólo desde lo exterior, y que pueden ser formas de huir de su Misterio santo más que caminos para situarnos ante él en espíritu y en verdad.
Parece más necesario que nunca promover esa "participación plena, consciente y activa en las celebraciones litúrgicas", que el concilio Vaticano II urge "con deseo ardiente", pues considera que es "la fuente primaria y necesaria de donde han de beber los fieles el espíritu verdaderamente cristiano". Revitalizar la celebración es reavivar la fe.
José Antonio Pagola

LEER MÁS...

7 de enero de 2011

La sabiduría del silencio

El silencio, como la soledad, son elementos constitutivos de todas/os los que hemos hecho de la VIDA CONTEMPLATIVA nuestro proyecto de vida como VOCACIÓN en respuesta a SU LLAMADA. A fín de que vayamos conociendo y acercándonos más a esta llamada en la Iglesia para y para el Mundo, vamos a ir compartiendo en este nuestro Blog alunas reflexiones que son generales para quienes hemos optado por este estilo de vida.
Hoy lo hacemos a través de esta reflexión del Monasterio cisterciense Escolanias de Hornachuelos, Córdoba. Con la imaginación… y el amor…, os podéis trasladar con este comentario a vuestras hermanas contemplativas de Oteiza y del Vicariato.
La sabiduria

LEER MÁS...

6 de enero de 2011

Epifanía de Jesús

Los regalos que deseo para ti:
presencias que acompañen tu vida,
Presencia para acompañar vidas;
acontecimientos que te hagan crecer y madurar,
que seas acontecimiento para que otras personas crezcan y maduren;
inquietud para buscar la verdad,
verdades que te inquieten y que te pongan en busca de la verdad;
noticias bonitas que te hagan salir hacia alguien,
Alguien que sea Noticia en tu vida.
Luz para descubrir que:
no compras el misterio.
No compras la presencia.
No compras al que es Regalo.
No se vende lo esencial.
No se vende el Esencial.
Dios no se vende.
Dios no se compra.
Dios es Don.
Dios es Regalo.

EPIFANÍA+..

LEER MÁS...

2 de enero de 2011

El rostro humano de Dios

2 de enero de 2011
Juan 1, 1-18

No recuperaremos los cristianos el vigor espiritual que necesitamos en estos tiempos de crisis religiosa, si no aprendemos a vivir nuestra adhesión a Jesús con una calidad nueva. Ya no basta relacionarnos con un Jesús mal conocido, vagamente captado, confesado de manera abstracta o admirado como un líder humano más.
¿Cómo redescubrir con fe renovada el misterio que se encierra en Jesús? ¿Cómo recuperar su novedad única e irrepetible? ¿Cómo dejarnos sacudir por sus palabras de fuego? El prólogo del evangelio de Juan nos recuerda algunas convicciones cristianas de suma importancia.
En Jesús ha ocurrido algo desconcertante. Juan lo dice con términos muy cuidados: «la Palabra de Dios se ha hecho carne». No se ha quedado en silencio para siempre. Dios se nos ha querido comunicar, no a través de revelaciones o apariciones, sino encarnándose en la humanidad de Jesús. No se ha "revestido" de carne, no ha tomado la "apariencia" de un ser humano. Dios se ha hecho realmente carne débil, frágil y vulnerable como la nuestra.
Los cristianos no creemos en un Dios aislado e inaccesible, encerrado en su Misterio impenetrable. Nos podemos encontrar con él en un ser humano como nosotros. Para relacionarnos con él, no hemos de salir de nuestro mundo. No hemos de buscarlo fuera de nuestra vida. Lo encontramos hecho carne en Jesús.
Esto nos hace vivir la relación con él con una profundidad única e inconfundible. Jesús es para nosotros el rostro humano de Dios. En sus gestos de bondad se nos va revelando de manera humana cómo es y cómo nos quiere Dios. En sus palabras vamos escuchando su voz, sus llamadas y sus promesas. En su proyecto descubrimos el proyecto del Padre.
Todo esto lo hemos de entender de manera viva y concreta. La sensibilidad de Jesús para acercarse a los enfermos, curar sus males y aliviar su sufrimiento, nos descubre cómo nos mira Dios cuando no ve sufrir, y cómo nos quiere ver actuar con los que sufren. La acogida amistosa de Jesús a pecadores, prostitutas e indeseables nos manifiesta cómo nos comprende y perdona, y cómo nos quiere ver perdonar a quienes nos ofenden.
Por eso dice Juan que Jesús está «lleno de gracia y de verdad». En él nos encontramos con el amor gratuito y desbordante de Dios. En él acogemos su amor verdadero, firme y fiel. En estos tiempos en que no pocos creyentes viven su fe de manera perpleja, sin saber qué creer ni en quién confiar, nada hay más importante que poner en el centro de las comunidades cristianas a Jesús como rostro humano de Dios.
José Antonio Pagola

LEER MÁS...

1 de enero de 2011

María Madre de Jesús

Lucas 2, 16-21
Una espiritualidad mariana bien entendida no encierra a nadie en el infantilismo,
sino que asegura en nuestra vida de fe la presencia enriquecedora de lo femenino.
El mismo Dios ha querido encarnarse en el seno de una mujer.
Por ello, podemos decir que lo femenino es camino hacia Dios y de Dios, expresión de Dios.
Siempre que marginamos a María de nuestra vida, empobrecemos nuestra fe.
Y siempre que olvidamos lo femenino, nos cerramos a cauces posibles de acercamiento
a ese Dios que se nos ha ofrecido en los brazos de una madre.
Ulibarri Fl.

MARÍA+MAD..

LEER MÁS...