25 de marzo de 2012

5º Cuaresma

25-3-2012
Monasterio Sagrada Familia, Oteiza
Ramón Sánchez-Lumbier

Muchos son los campos de muerte. Cosa humana y de naturaleza a veces cruel. También son múltiples los campos de vida que dan fruto bueno: personas amantes y amables, respeto y ternura, honrados empresarios y trabajadores, madres y padres solícitos, profesionales competentes, mujeres y hombres solidarios, asociaciones e instituciones promotoras de vida, libertad y bondad, de verdad y belleza, de generosidad y esperanza. Los hubo ayer, los hay hoy, los habrá mañana.
Y es que Dios entregó al propio Hijo para que todos podamos tener Vida plena. Y Dios es fiel; y su obrar, eficaz. Si llega "la hora" de la prueba, también está próxima la del triunfo. El trance existencial suele ser doloroso. Pero es para “pasar” a fecundidad gloriosa. La alianza profetizada (cf. 1ª lect.) se cumple en Jesucristo. La vivió en obediencia fiel. Esa oblación de Jesús, hecha “una vez por todas”, es la expresión definitiva del amor de Dios y de la fidelidad del propio Jesús: “a pesar de ser Hijo, aprendió, sufriendo, a obedecer” (cf. 2ª lect.)
En este quinto domingo de Cuaresma la Palabra de Dios nos dice, entre otras cosas, que es preciso asumir la prueba para llegar a plenitud de vida. A la misteriosa unidad de muerte y resurrección, de cruz y gloria, de desamparo total y de acogida única, Jesús le llama "la hora". La quiere dar a “entender” con la imagen del grano de trigo hundido en el surco: "si no muere, queda infecundo; pero si muere, da mucho fruto" (ev.) También al referir a nosotros “la voz del cielo”: “no ha venido por mí, sino por vosotros… Y cuando yo sea elevado sobre la tierra, atraeré a todos hacia mí” (ev.)
Esto nos afecta a todos, creamos o no, lo aceptemos o lo rechacemos. Pasó con Jesús y tiene que pasar con nosotros. Vale más abrirse confiados al misterio de muerte y vida. Sí, vivir de la fe en Jesucristo choca con el parecer y sentir del ambiente cultural dominante. El NT no esconde el carácter duro de la vida, pasión y muerte de Jesús. Él participa de nuestra humanidad y ha pasado por el sufrimiento y la muerte. Él nos habla al corazón: “el que quiera servirme, que me siga, y donde esté yo, allí también estará mi servidor; a quien me sirva, el Padre le premiará” (ev.)
Hermanas y amigos: se trata de centrar la vida en Jesucristo, de vivir en Él. En ello nos va la vida presente, el sentido pleno de nuestra existencia y la “suerte” eterna. ¿Nos sabemos agraciados por el Espíritu de Dios que así nos recrea? ¿Intuimos, al menos, que vivir de la fe en el Señor es ya experiencia de libertad original, de amor inefable, de fundada esperanza, de verdadera paz? El mensaje de Jesús no es sólo válido para los momentos de dolor, aunque quizá sea verdad que "ninguna cosa haya hecho volver al cielo tantas miradas como la noche". También el pleno día, el amanecer o el atardecer, nos pueden ayudar a clavar los ojos en el Crucificado-Exaltado en gloria. Es el Dios-con-nosotros, Amor entregado “hasta el extremo”.
De hecho, nos alienta su Espíritu con evangelización y catequesis, con la “lectio divina” –lectura orante de la Biblia-, con la Liturgia de las horas y frecuente oración. También con la enseñanza del magisterio eclesial en sus diversos grados. Sí, por la Eucaristía y vivencia de los sacramentos, por la escucha fiel de la Palabra, por la oración y el compartir fraterno, por la apertura cordial a la voz de los obispos y a los más necesitados, por el servicio abnegado y el compromiso en favor de un mundo mejor, por tantas cosas buenas, aunque sean pequeñas, nos situamos a diario en el “campo magnético”, podemos decir, de quien atrae todo hacia Él.
Jesús no fue aquel mesías imaginado por el interés nacionalista, ni el "superhombre" que otros desearían hoy. Jesús se comportó como el Hijo fiel que entregó su vida libremente y por amor. Hagamos nuestra la súplica de aquellos jóvenes griegos: “¡Queremos ver a Jesús!” Venían de la gentilidad y necesitaron que discípulos primeros los presentaran al Maestro. Siempre precisamos todos aprender de Él, conocerlo y amarlo mejor. Para mejor servirlo en los hermanos.
También nosotros llegamos un día a la fe y al bautismo con la ayuda de otros hermanos. Y, por gracia de Dios, seguimos deseando “ver a Jesús”, “ir a Él”, “aprender de Él” cómo estar ante el Padre Dios y ante todos. Conscientes de nuestra indigencia y del profundo anhelo, suplicamos confiados: “Oh Dios, crea en mí un corazón puro, renuévame por dentro con espíritu firme. Devuélveme la alegría de tu salvación y afiánzame con espíritu generoso” (cf. salmo resp.), mete tu ley en nuestros pechos, escríbela en nuestros corazones, según tu promesa (cf. 1ª lect.)
Queridas hermanas y amigos: ¡es la hora de la gracia, del amor, de la reconciliación, del perdón! ¡Es la hora de la salvación y de la paz! Desde Jesús, con Él, por Él y en Él, es posible creer y asumir la misteriosa fecundidad del amor crucificado, del servicio generoso y abnegado hasta entregar por los otros la propia vida. Con Jesucristo "ha llegado la hora" en que, gracias al Amor de Dios y recreados por su Espíritu, podemos encarar los acontecimientos y la vida entera de modo específico, muy diferente a como lo sienten y viven los que no creen en Él. "¡Ha llegado la hora!" Merece la pena el trabajo oculto realizado con amor, aunque no lo agradezcan. "¡Ha llegado la hora!" A lo largo de la vida podemos sembrar muchas cosas buenas, gérmenes de vida más abundante y mejor. "¡Ha llegado la hora!"
Demos gracias a Dios. Que nos fortalezca el Espíritu Santo para mejor servir con la disponibilidad y generosidad del “fiat” decisivo y ejemplar de Santa María. Así estaremos donde está el Señor. Así viviremos ya, en esperanza de su plenitud, el gozo de la vida eterna.

Querer ver a Jesús

5º DOMINGO DE CUARESMA (Jn 12,20-33)
25 de marzo de 2012

Era frecuente encontrar en la fiesta principal por antonomasia –la Pascua– a gente de la diáspora de Jerusalén que, sin haber profesado la fe hebrea, tenían una actitud abierta. Un grupo de esos simpatizantes gentiles no judíos, se encuentran con Felipe y le hacen una petición que recoge la secreta demanda de toda la humanidad: queremos ver a Jesús. No sabían bien quién era Él; acaso habían oído cosas y sentían curiosidad. Buscaban el Templo y se encontraron con Jesús.
A su manera iban a celebrar la Pascua judía, y se encontraron con otra Pascua: la del Señor. El hecho es que aquellos hombres que sin ser judíos acuden a Jerusalén, están abiertos a la respuesta adecuada a las preguntas de su corazón: ¿y si esa respuesta era ese tal Jesús?
Felipe ya había sido “embajador” de su Maestro. Al comienzo de su andadura, después que él se hubo encontrado con Jesús, no pudo por menos que comunicarlo: “se encuentra Jesús con Felipe y le dice: sígueme... Felipe se encuentra con Natanael y le dice: ése del que escribió Moisés en la Ley, y también los profetas, lo hemos encontrado... ven y lo verás”.
El Evangelio cambia de tono para intercalar un diálogo de Jesús premonitorio de su propia Pascua. Él habla de la Hora. En el Evangelio de Juan, la Hora no es una precisión temporal, no tiene que ver con la del reloj. La Hora dice la llegada del momento oportuno, salvífico, como si fuese a entrar en la escena el desenlace final con el que el drama llega a su momento más álgido. Jesús habla de su Hora recurriendo a la metáfora del grano de trigo, que explica plásticamente la paradoja de la vida cristiana: caer en tierra, morir, y cuando aparentemente todo está perdido y arruinado, surge allí la vida, con una fecundidad y fuerza inesperadas e inmerecidas. Es como un anticipo del propio destino de Jesús: el mucho fruto, el ganar la vida para siempre, tiene un insólito precio como es morir en tierra y dar la vida.
Estamos en el 5º domingo de cuaresma. Nosotros, después de este camino andado, nos reconocemos en la pregunta de los gentiles: queremos ver a Jesús, atraídos por Él, seducidos por su extremado amor. Estamos en la antesala de todo ese drama de amor que recordaremos en la inminente Semana Santa. Y no sólo nosotros, sino también tantos hombres y mujeres de nuestro mundo, desde sus búsquedas y preguntas quieren ver a Jesús. ¿Seremos como Felipe, que desde la experiencia del encuentro con el Señor podemos decirles: venid, ved, yo os conduzco hasta Él?
Fr. Jesús Sanz Montes, ofm
Arzobispo de Oviedo

El atractivo de Jesús

25 de marzo 2012
Juan 12, 20-33

Unos peregrinos griegos que han venido a celebrar la Pascua de los judíos se acercan a Felipe con una petición: «Queremos ver a Jesús». No es curiosidad. Es un deseo profundo de conocer el misterio que se encierra en aquel hombre de Dios. También a ellos les puede hacer bien.
A Jesús se le ve preocupado. Dentro de unos días será crucificado. Cuando le comunican el deseo de los peregrinos griegos, pronuncia unas palabras desconcertantes: «Llega la hora de que sea glorificado el Hijo del Hombre». Cuando sea crucificado, todos podrán ver con claridad dónde está su verdadera grandeza y su gloria.
Probablemente nadie le ha entendido nada. Pero Jesús, pensando en la forma de muerte que le espera, insiste: «Cuando yo sea elevado sobre la tierra, atraeré a todos hacia mí». ¿Qué es lo que se esconde en el crucificado para que tenga ese poder de atracción? Sólo una cosa: su amor increíble a todos.
El amor es invisible. Sólo lo podemos ver en los gestos, los signos y la entrega de quien nos quiere bien. Por eso, en Jesús crucificado, en su vida entregada hasta la muerte, podemos percibir el amor insondable de Dios. En realidad, sólo empezamos a ser cristianos cuando nos sentimos atraídos por Jesús. Sólo empezamos a entender algo de la fe cuando nos sentimos amados por Dios.
Para explicar la fuerza que se encierra en su muerte en la cruz, Jesús emplea una imagen sencilla que todos podemos entender: «Si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo; pero si muere, da mucho fruto». Si el grano muere, germina y hace brotar la vida, pero si se encierra en su pequeña envoltura y guarda para sí su energía vital, permanece estéril.
Esta bella imagen nos descubre una ley que atraviesa misteriosamente la vida entera. No es una norma moral. No es una ley impuesta por la religión. Es la dinámica que hace fecunda la vida de quien sufre movido por el amor. Es una idea repetida por Jesús en diversas ocasiones: Quien se agarra egoístamente a su vida, la echa a perder; quien sabe entregarla con generosidad genera más vida.
No es difícil comprobarlo. Quien vive exclusivamente para su bienestar, su dinero, su éxito o seguridad, termina viviendo una vida mediocre y estéril: su paso por este mundo no hace la vida más humana. Quien se arriesga a vivir en actitud abierta y generosa, difunde vida, irradia alegría, ayuda a vivir. No hay una manera más apasionante de vivir que hacer la vida de los demás más humana y llevadera. ¿Cómo podremos seguir a Jesús si no nos sentimos atraídos por su estilo de vida?
José Antonio Pagola

18 de marzo de 2012

Mirar al crucificado

18 de marzo de 2012
4 Cuaresma (B)
Juan 3, 14-21

El evangelista Juan nos habla de un extraño encuentro de Jesús con un importante fariseo, llamado Nicodemo. Según el relato, es Nicodemo quien toma la iniciativa y va a donde Jesús «de noche». Intuye que Jesús es «un hombre venido de Dios», pero se mueve entre tinieblas. Jesús lo irá conduciendo hacia la luz.
Nicodemo representa en el relato a todo aquel que busca sinceramente encontrarse con Jesús. Por eso, en cierto momento, Nicodemo desaparece de escena y Jesús prosigue su discurso para terminar con una invitación general a no vivir en tinieblas, sino a buscar la luz.
Según Jesús, la luz que lo puede iluminar todo está en el Crucificado. La afirmación es atrevida: «Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna». ¿Podemos ver y sentir el amor de Dios en ese hombre torturado en la cruz?
Acostumbrados desde niños a ver la cruz por todas partes, no hemos aprendido a mirar el rostro del Crucificado con fe y con amor. Nuestra mirada distraída no es capaz de descubrir en ese rostro la luz que podría iluminar nuestra vida en los momentos más duros y difíciles.
Sin embargo, Jesús nos está mandando desde la cruz señales de vida y de amor.
En esos brazos extendidos que no pueden ya abrazar a los niños, y en esa manos clavadas que no pueden acariciar a los leprosos ni bendecir a los enfermos, está Dios con sus brazos abiertos para acoger, abrazar y sostener nuestras pobres vidas, rotas por tantos sufrimientos.
Desde ese rostro apagado por la muerte, desde esos ojos que ya no pueden mirar con ternura a pecadores y prostitutas, desde esa boca que no puede gritar su indignación por las víctimas de tantos abusos e injusticias, Dios nos está revelando su "amor loco" a la Humanidad.
«Dios no mandó su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él». Podemos acoger a ese Dios y lo podemos rechazar. Nadie nos fuerza. Somos nosotros los que hemos de decidir. Pero «la Luz ya ha venido al mundo». ¿Por qué tantas veces rechazamos la luz que nos viene del Crucificado?
Él podría poner luz en la vida más desgraciada y fracasada, pero «el que obra mal... no se acerca a la luz para no verse acusado por sus obras». Cuando vivimos de manera poco digna, evitamos la luz porque nos sentimos mal ante Dios. No queremos mirar al Crucificado. Por el contrario, «el que realiza la verdad, se acerca a la luz». No huye a la oscuridad. No tiene nada que ocultar. Busca con su mirada al Crucificado. Él lo hace vivir en la luz.
José Antonio Pagola

16 de marzo de 2012

Frases de Pedro Bienvenido. Fase previa

Congreso Internacional Sagrada Familia
Septiembre 2011- Septiembre 2013

14 de marzo de 2012

Encuentro Intervocacional en Málaga

Un Congreso de Familia nos une y nos impulsa al futuro.
Os dejamos este video resumen de la reunión intervocacional de Málaga.

Congreso Internacional Sagrada Familia

7 de marzo de 2012

Encuentro Intervocacional en Barcelona

3 de marzo, 2012
UNA INVITACIÓN A PARTICIPAR

Puntualmente, a las 10, hora de la Congregación, empezábamos la reunión, mejor, el Encuentro, antes habíamos tenido el privilegio de habernos unido todas en la celebración de la Eucaristía, no estaba en programa, hay casualidades o sacrificios que ayudan a hacer Familia. Saludos, desayuno, puesta a punto del material informático, hay que contar con los medios técnicos, y ya estamos en la Sala las dos Comunidades de Anglí más las Seculares: Mª Dolores y Olimpia, total 30.
Mª Dolores, que es quien anima al grupo. Estaréis todas de acuerdo en que la mejor manera de comenzar, es teniendo una pequeña oración, que nos una al Señor y recordemos los deseos de nuestro B:P ayudada de un video que nos lleva al silencio y la oración, dándole un matiz de Familia “Nada te turbe, nada te espante, solo Dios Basta”.
Quédate en silencio delante del Creador, Cristo está aquí, como nos dice el Evangelio:”dónde hay dos o tres reunidos en mi nombre allí estoy yo”. Es día de Acción de Gracias.
En este clima pasamos a ver el video del Congreso.
En un clima de serenidad, de confianza, de deseos de cambio, de enriquecernos, de esperanza de participación, que la hubo y mucha, comenzó el diálogo sencillo pero profundo.

El primer punto que se trató fue: Qué sientes o piensas sobre el tema del Congreso?
- Gratitud por contar con la participación de toda la FAMILIA
- Alegría porque toda la FAMILIA, estamos implicadas desde el primer día (las cinco vocaciones) profundicemos y vayamos al unísono con lo que es nuestra vida. Juntos nos ayudaremos, y nos daremos luces para ser la familia que el B.P. soñó
- De vida nueva, de impulso a lo nuevo, de renovación, de cambio (rompe la rutina) cambio de mentalidad, de nuevas relaciones con Dios, con la Creación,…
EL TEMA ESCOGIDO es bueno y completo nos ayuda a la COMUNIÓN: a acoger la diversidad y celebrar la unidad. A vivir la “experiencia” de ser Familia. Familia-Misión-Cambio=VIDA. …

Se sigue ahondando en el sentimiento de gratitud hacia el tema escogido y el trabajo realizado por el grupo. Se alargaría el diálogo, pero hay que continuar, solo disponemos de un día, y debido a esto pasamos al segundo apartado

Cuales son los cambios que tu sientes, ves y escuchas, que ponen de manifiesto que el mundo está en evolución?
- El mundo, la sociedad, la ciencia, está en constante cambio. La “percepción” de Dios evoluciona como evolucionamos nosotros y como evoluciona la relación Dios-Hombre
- Se prescinde de Dios, se valora más el tener, que el ser. Ansia de poder
- Avance de la ciencia tanto en los positivo como en lo negativo. Resurgir de Movimientos de protesta. Falta de honradez, consumismo, culto al cuerpo.
- Resaltemos lo positivo en un mundo tan convulso
- Vamos rompiendo esquemas sobre nuestro pensar de la Creación. La ciencia hoy nos dice que todo el universo está lleno de energía y de una fuerza que tiene que ver con la interrelación e interdependencia. Nada existe aisladamente.
- Cada día comprendemos mejor que Dios está en todas las cosas y todas las cosas están en El. Que Dios es fuente de energía y esa energía la recibo de El para ser creadora con Él
- Nuestro camino es estar atentas y abiertas a todo lo positivo que se va descubriendo científicamente.
- La nueva visión del mundo es la “gran historia” y no un producto final y acción completada. Es la historia de un universo que está en acto continuo de creación, cada cosa está conectada y se relaciona con todas las demás. COSMO-DIOS-CREACIÓN-HUMANIDAD. Dios como fuente de energía en todo.

Seguimos manifestando que nuestra visión del mundo está cambiando y que estas reflexiones nos están ayudando a estar abiertas para ir avanzando por esta nueva visión del mundo.
Hay que avanzar, el reloj corre, llevamos aquí más de hora y media. Descansamos un cuarto de hora, la Animadora nos propuso un horario y aceptamos, luego hemos de seguirlo aunque nos hayamos quedado con mucho que decir. Es tiempo de descanso, de comer un bombón y de ver las fotos que se hicieron durante el diálogo ¡qué bien estoy! ¡qué despeinada me has sacado! ¡harás selección! ¡mi foto la borras!...

… Lo siento, hay que continuar

LA FE

a) Nuestra visión del mundo de que manera está cambiando para ti?
- Los textos nos han ido aclarando sobre nuestra visión del mundo. Cada cual expresa sus sentimientos y la nueva manera de ir percibiendo el universo.
- Nada es estático, el Universo evoluciona, la globalización ha tenido su parte positiva
- La acción creadora de Dios, es la fuente de toda energía
- Nada existe aisladamente, por eso nuestra relación tiene que ser CÓSMICA
- Cambia mi concepción del ser humano. Valoro de otra forma la dignidad de la persona
- Tengo una nueva relación con Dios. Lo siento como una fuente de energía
- Mi visión del mundo está cambiando
- Me lleva a un concepto más universal de Familia, más consciente y responsable.

b) En este momento, qué imágenes de Dios son cada vez más significativas para ti?
- Siento cómo la imagen de Dios va cambiando. Antes lo veía como un Dios justo, creador fijo, estático, pasivo .La Creación estaba terminada. Dios estaba en mi, pero no en las cosas. Ahora lo veo Dios Amor, energía, bondadoso, generoso, paciente activo,…, misericordioso, compasivo, comunicativo, paciente, fiel, fuente de alegría, queme envuelve, que actúa en mí cada momento y en cada momento me está dando energía creadora.
- Dios del amor, del perdón, de la bondad paterna, de la ternura, providente que cuida de todo
- Lo veo como Dios Padre-Madre-Amor esto es lo que recibo de El cada día Don y desea que eso seamos para todos: Familia donde se construye la Comunión, para ello es necesario la participación de todas las vocaciones
- Lo siento Dios Amor que está dentro de mi. Quiero abrirme a esa presencia que está dentro de mi y permanecer. Esto será lo que irá cambiando mi vida
- DIOS AMOR que está actuando continuamente en la creación y me hace partícipe de su obra creadora.
- Un Dios PADRE-FAMILIA-TRINIDAD. Un Dios generador de vida, que sueña con la Comunión de todo el universo.
- Dios-Relación-Comunión.

El diálogo no decae, las aclaraciones, interpretaciones y cuanto se va diciendo se hace en orden y con gran respeto ¿cansadas? Sí pero gozosas una vez más constatamos que el tema del Congreso nos ayuda a clararnos y a cambiar sin perder la esperanza.
Es más de la una y a la una y media hemos de estar en el comedor. A pesar de ser un acto material, se seguimos comunicando que Dios es Amor y nosotras lo demostramos con nuestra atención a la hermana. Va empezar la comida “Una Familia que se quiere…

Son la 15,30. Toca empezar de nuevo, y cosa extraña todas somos puntuales, deseamos enriquecernos participar, hay que estar atentas. Empezamos con los videos del Congreso, la Animadora o quiere despertarnos o no vernos dormir, claro que no hubo necesidad. Nadie quería perderse nada. Se hico el silencio, con todo respeto vimos los dos videos y al final “se oyó el silencio”
Con quedaba la última pregunta, la más sustanciosa todas lo habían sido.

SEGUID ADELANTE

Qué nos dice hoy, nuestro Fundador como Familia en misión?
• El B.P. nos invita a vivir el Espíritu de SOLO DIOS que será para nosotras una fuerza inagotable de fuerza y de luz. Lo más opuesto al Solo Dios es el egoísmo y la soberbia.
• El Espíritu de SOLO DIOS que anima al Instituto, es un Espíritu de amor universal.
• Nos anima a hacer realidad su sueño: Hacer del mundo una sola y única familia la FRATERNIDAD UNIVERSAL.
• A que fomentemos el espíritu de FAMILIA. Jesús vino a la tierra para unir a todos los pueblos, hacer de ellos una familia unida por el Amor COMUNIÓN
• Que seamos testigos y creadores de COMUNIÓN en nuestra sociedad.
• Que nos enamoremos de “nuestro Carisma” para así poderlo trasmitir con nuestra vida, que nos estimule, nos da energía nueva,…
• Nos dice que la construcción de nuestro corazón es obra de nuestra riqueza interior donde nuestras acciones y actitudes pueden generar UNIDAD y nuestro amor nos lleva a la COMUNIÓN.
• Que vivamos la pobreza generosa. Pobreza que hace ricos, porque nos contentamos con lo necesario, es voluntaria y así podemos ser solidarios y compartir.
• Que vivamos la pobreza y el espíritu de SOLO DIOS
• Nos dice que la humildad y la pobreza son las actitudes en que se complace el Señor para hacer su obra.
• Que seamos continuadoras de la Misión de Cristo, que vamos siempre en Misión enviadas por la comunidad

En este momento el diálogo se hizo oración:
Dios grande y cercano, que El vaya quitándonos lo que nos estorba para seguir adelante.
Alegría Dios está con nosotros y nos acompaña.
Tarde de gratitud y alabanza, Dios me hace partícipe de su energía.
Que Dios me de esperanza y este abierta a acoger todo lo que me vaya llegando.
Gratitud por la gracia, somos creadoras Contigo.

Hay que descansar: vino dulce, moscatel, bizcocho y resfresco, fue suficiente para empezar de nuevo con gran brio.

… … … y empezó el diálogo sobre la cuarta pregunta
¿Qué te gustaría oír de tu grupo en la 2ª fase del Congreso que se celebrará en Martillac?
Que como hemos hecho un camino seguir con la experiencia, seguir trabajando para lograr una mayor profundización. La experiencia nos reta a un desafío común.
Nos hemos ido entusiasmando en el conocimiento de todos los grupos. Alguien lanza una pregunta : lo sentimos y vivimos así TODOS?
Que vamos viviendo de una manera con más amor y unión entre todos/as.
Que vivimos más abiertas a cuanto se nos presente en estos tiempos.
¡Qué bien! Se nota que han reflexionado y quieren vivir, hacer realidad eso que han reflexionado juntas, han profundizado y orado a la luz de los textos del Fundador y con ese espíritu abierto a las INTERRELACIONES.
Que los gozos y penas de una vocación sean penas y gozos de todas. Que la empatia sea fuerte en la FAMILIA Dan testimonio de mujeres profundamente felices en el seguimiento de Jesús, en la entrega a los demás. Comprometidas con los más desfavorecidos.
Que nos ayudamos para que el proyecto concebido por el B:P: de una “Sociedad Nueva” sea una realidad en su Familia, porque vive el mismo espíritu de SOLO DIOS que la conduce por la historia y le da luz y energía para colaborar en el SUEÑO DE DIOS.
Escuchar que nuestra MISIÓN está viva porque somos testimonio con nuestra vida, palabras y acciones de que somos constructoras de COMUNIÓN.
Que somos FAMILIA, y que con la nueva visión del Universo nos hace sentir miembros de toda la Familia del Cosmos: una sola y única familia que vive las INTERRELACIONES haciendo COMUNIÓN.
Constatamos que nos recubren porque tenemos un sello común: cercanía, sentido de Familia.
Se percibe que el volver a las Fuentes de nuestro Carisma nos hizo bien, volvamos de nuevo.
Queremos que se nos descubra, viendo en la vocación Secular, una vida de donación y contemplación en medio del mundo que nos rodea. Oír: me interesa vuestra vocación
Saber pedir y saber dar entre la Familia. Que estos encuentros intervocacionales se repitan aunque a veces nos suponga esfuerzo.

Y surgió de nuevo el diálogo haciéndose oración impregnada de gratitud y súplica. Terminamos con la ORACIÓN DEL CONGRESO

Fuera del programa: preguntas y respuestas, aclaraciones e información sobre las Seculares, no en vano teníamos a la General.

El ambiente que reinó ¿podía a ver sido mejor? Imposible. Tranquilo, participativo, respetuoso, profundo, rico, esperanzador, clarificando y cuestionando lo que se iba aportando. Buenas dialogantes, reflexivas, con sentido fuerte de comunión, si el “pueblo” fue bueno, no hay palabras , ni adjetivos para decir como estuvo la Animadora “chapeau” Gracias, hasta el próximo encuentro, deseamos sea pronto.


Congreso Internacional Sagrada Familia

2 de marzo de 2012

Exclusión y desarrollo social en España

Os presentamos el Informe Foessa de coyuntura correspondiente a 2012, en el que entre otras muchas cosas se destaca que en el período 2007-2011 la pobreza se ha hecho más extensa, más intensa y más crónica.
Igualmente se ha retrocedido en derechos económicos y sociales y ha descendido la cooperación internacional. Caritas de la Iglesia católica española no sólo está haciendo de soporte a cientos de miles de familias, al mismo tiempo está realizando una importante tarea de análisis crítico de la realidad, denuncia de situaciones de injusticia y propuestas de futuro.

Resumen Datos FOESSA 2012
11538 Informe Exclusion Foessa 2012