NUESTRAS PUBLICACIONES DESTACADAS

22 de mayo de 2012

Todo está conectado

Como Familia en Misión, nos urge un cambio de mentalidad en la línea de la nueva comprensión del mundo que nos lleve a nuevas relaciones, con Dios y con toda la Creación.

LEER MÁS...

21 de mayo de 2012

El compromiso cristiano ante los pobres

José Antonio Pagola

1.- LOS POBRES EN LA SOCIEDAD ACTUAL
1.1 La pobreza producto calculado del desarrollo
1.2 La configuración de la sociedad actual
1.3 Los nuevos rostros de la pobreza

2. ALGUNAS CONVICCIONES CRISTIANAS
2.1 Creer en Dios significa trabajar con el pobre
2.2 El pobre, memoria viviente de Cristo
2.3 Seguir a Jesucristo es llevar la Buena Noticia al desvalido

3. ALGUNAS ACTITUDES DE FONDO
3.1 Frente a la idolatría del bienestar, austeridad
3.2 Frente al desarrollo inhumano, defensa de la persona
3.3 Frente a una cultura individualista, solidaridad
3.4 Frente al fatalismo, responsabilidad y compromiso

4. RASGOS DE UN COMPROMISO CRISTIANO DE VOLUNTARIADO
4.1 Concienciación
4.2 Decisión inspirada por la fe
4.3 La entrega del tiempo libre
4.4 Desde la comunidad cristiana
4.5 Con carácter permanente
4.6 Servicio gratuito
4.7 Vida solidaria
4.8 Formación adecuada

http://portal.uned.es/pls/portal/docs/PAGE/UNED_MAIN/LAUNIVERSIDAD/UBICACIONES/05/DOCENTE/JOSE_ANTONIO_MARTINEZ_ALVAREZ/EL_COMPROMISO_CRISTIANO_ANTE_LOS_POBRES.PDF

LEER MÁS...

14 de mayo de 2012

Crear esclavitud

3 abril 2012
J. I. González Faus

“Hay cosas en este mundo más importantes que Dios – que un hombre no escupa sangre pa que otros vivan mejor”. Hace 40 años cité esos versos de Atahualpa Yupanki comentando que, para un cristiano, ésas no son palabras ateas. Son el resumen de la forma como Dios se nos ha revelado en Jesucristo.
Hoy, malherido por recortes, ajustes y tijeretazos, quisiera retomar aquellos versos. No sé cómo ni cuándo saldremos de la crisis. Hasta ahora todo lo que se nos dice o hace se resume así: “los ricos han estado viviendo por encima de sus posibilidades financieras y por eso ahora toca a los pobres vivir por debajo de sus posibilidades humanas”. Por eso, en Grecia hay niños que se desmayan de hambre en las clases, en España los jóvenes son obligados a emigrar y nada digamos de Etiopía, Mozambique y demás. Hay dinero para optar a la olimpíada, para la Fórmula 1 o el monumento a los Castellers…; pero no para evitar que un ciudadano de a pie retrase diez meses una operación urgente.
No son cifras: son seres humanos con necesidades como las mías, sentimientos como los míos, posibilidades como las mías y dolores muy superiores a los míos que, además, se ven ninguneados y despreciados como si la culpa de lo que sufren fuera suya. El decálogo del Dios bíblico mandaba no matar; en el decálogo del dios Capital el quinto mandamiento parece ser “bendecir al que te asesina”. Quienes tenemos alguna palabra (o sólo tenemos palabra) nos sentimos como aquel Balaám de la Biblia, enviado por el rey Balac para maldecir a sus enemigos antes de una guerra y que, tras mil resistencias y peripecias, se negó diciendo: ¿cómo puedo maldecir yo a quienes Dios bendice?.
No quisiera ensañarme con políticos y economistas, aunque sorprende que, si todos coinciden en que “para crear empleo hay que reactivar la economía”, luego tomen medidas tendentes a desactivarla. Pero comprendo que no sepan cómo actuar porque nuestra situación es tan nueva como la de los días en que acababa de aparecer el SIDA: enfermedad desconocida que necesitaba mucha investigación y de la que sólo se sabía que era consecuencia de una “burbuja” o desmadre drogosexual, que se propagaba casi a la velocidad de la luz y que quienes más la iban a pagar serían los pobres. Hablando del SIDA, sospecho que nuestros gobernantes celebraron dos orgías sin preservativos que nos han traído el actual síndrome de inmunodeficiencia económica: la creación precipitada del euro (¡ay que leer lo que se decía entonces!). Y además usar el dinero de los ciudadanos para socorrer a los Bancos, convirtiendo así la deuda privada en deuda pública…
Comprendo que nuestros gobiernos “vivan en el lío” como dijo Rajoy, aunque considere muy criticable el contraste entre su prepotencia cuando era oposición (“váyase Ud que esto lo arreglo yo”…; “no se escude en Europa”) y su modestia cuando gobierna arrodillándose ante Europa y afrontando profecías de paro y decrecimiento tan malas o peores que las anteriores. O el contraste del otro, reclamando “soberanía para el pueblo catalán” para luego (ante decisiones muy serías que afectaban a todo ese pueblo), tomarlas él solo sin consultar al pueblo: “todo contra el pueblo pero sin el pueblo”, parece ser la nueva Ilustración.
Comprensivo con la perplejidad de los políticos, sí cabe apuntar que tienen claro a quién favorecer, aunque duden de cómo hacerlo: favorecer al capital frente al trabajo. Rajoy pronosticándose una huelga general y Guindos asegurando una reforma laboral “muy agresiva”, dejaron claro que lo que preparaban era una agresión del Capital al trabajo, que no desaparece aunque la reforma tenga medidas aceptables. Se acabó el “gobernar para todos”: se gobierna para el capital insaciable; y se disimula hablando de “crear empleo” cuando en realidad se pretende crear esclavitud. La esclavitud siempre fue necesaria para que unos pocos vivan bien y fue un error de cristianismos y humanismos empeñarse en suprimirla.
Pero si las reformas son agresiones del capital al trabajo no es sólo porque sus autores piensen así, sino porque vivimos en un sistema montado sobre una agresión de ese tipo. Si el Banco me presta un dinero y no se lo devuelvo, tiene derecho a quedarse con lo mío y a seguirme exigiendo más. Los que dejaron su dinero en una Caja o en un Banco y no se lo han devuelto no tienen derecho a nada. Si esto no es una agresión que venga Dios y lo vea. O: hablar de salario “justo”, como haría la ética más elemental, es burda incoherencia: porque lo que necesita el capital son salarios lo más bajos posible y que logren mantenerse así por miedo a perder esos céntimos. “La Iglesia enseña la prioridad del trabajo frente al capital…: el trabajo siempre es una causa eficiente primaria mientras el capital es sólo un instrumento” (Juan Pablo II). Pero esto sólo vige desde una idea de Dios que ni los obispos comparten. Visto desde Wall Street, el trabajador sólo es una herramienta. Y las herramientas no tienen dignidad.
Me tacharán de ignorante o analfabeto económico. Pero… Tuve una hermana gemela que murió de cáncer, por culpa de un claro fallo médico. Cuando se le comunicó el diagnóstico fatal se limitó a exclamar: “yo no sabré medicina, pero cuando digo que algo me duele es porque me duele; y al médico no le dolía”. Temo que a nuestro médicos económicos tampoco les duela.

LEER MÁS...

11 de mayo de 2012

Encuentro Intervocacional en Valencia

El día 21 de abril nos reunimos en Terramelar todas las comunidades de apostólicas y asociados laicos de Valencia para poner en común las reflexiones sobre el encuentro Internacional.

LEER MÁS...

9 de mayo de 2012

Carta al Imán de Terrassa

Señor Abdeslam Laarusi, imán de la mezquita Badr de Terrassa, permítame. Le escribo como mujer libre que le mira a los ojos y le dice, sin ambages, que usted no es superior a mí, ni a ninguna mujer.
Ya sé que considera que las mujeres hemos nacido "de una costilla torcida", tal como dijo en un sermón reciente, y que debemos aprender las "obligaciones", aunque sea a base de golpes. Sin embargo, le diré que es usted el que tiene el cerebro torcido, carcomido por una ideología fanática que no es piadosa, sino perversa.
Permítame que le diga que son gentes como usted quienes ensucian el buen nombre de los dioses, y manchan la bondad de su fe. Ningún dios permitiría nunca estos discursos de dominio y de odio, porque sólo los seres humanos son capaces de vincular la trascendencia con la maldad. Usted debería ser un vocero de bondades, un puente entre la espiritualidad y la humanidad. Sin embargo, ha escogido utilizar un púlpito sagrado para llenar con ideas de esclavitud el cerebro libre de sus fieles. ¡Quién se ha creído que es, para usar a Dios como instrumento de ideas diabólicas! Haciéndolo deja de ser un hombre de Dios y pasa a ser un simple fanático, más preocupado de dominar la tierra que de ganar el cielo. El problema es que, por el camino de su fanatismo, arrastra a muchas personas.
Ha dicho también, en otro sermón, que nuestras leyes son contrarias al islam. Entonces, ¿por qué no se marcha corriendo de esta tierra infiel? ¿Qué hace viviendo en un lugar tan pecaminoso?
Me imagino que sus ideales en la tierra deben ser paraísos de libertad como las dictaduras del Golfo o Irán, o la actual Libia, con su bonita aplicación de la charia. Nada, estimado imán, haga usted las maletas y corra raudo a vivir en esas tierras tan fantásticas, con esas mujeres esclavas, y esas prohibiciones terribles, y esas simpáticas lapidaciones. Allí seguro que su ideal islámico se cumple. Por el camino, abandone las pérfidas ventajas de nuestra sociedad democrática, todas esas ayudas, esa libertad de acción y expresión, esa sanidad pública, esa escuela gratuita... ¿O es que resulta que somos malos, pero no lo es nuestro dinero? Ya debe ser eso, que somos malos y además nos considera tontos.
Por otro lado, señor Abdeslam, y en honor a las mujeres musulmanas que admiro y respeto, permítame una última cosa. No hay nada más patético que un hombre que se cree superior a una mujer. Como utiliza el nombre del islam para vender su machismo feudal, le recordaré que hay grandes mujeres musulmanas que luchan contra tipos como usted, que creen que amar a Dios es amar la libertad y no defender las cadenas. Quizás si las leyera, en lugar de esos panfletos radicales, aún entendería algo. Entendería, por ejemplo, que el pecado no lo cometen las mujeres libres sino los hombres que las quieren esclavas. Nada más. Le saludo atentamente desde mi desprecio.

Pilar Rahola
La Vanguardia. Barcelona.
24/03/2012

LEER MÁS...

8 de mayo de 2012

¡Sin rechistar!

Desde que los ministros de Rajoy, en especial Montoro y Ana Mato, decidieron explicar didácticamente los porqués de la demolición del Estado, entendemos las cosas mucho mejor. He aquí un resumen, claro como el agua, de sus argumentos:
Se pone precio a la sanidad para que continúe siendo gratuita y se expulsa de ella a determinados colectivos para que siga siendo universal. Se liquidan las leyes laborales para salvaguardar los derechos de los trabajadores y se penaliza al jubilado y al enfermo para proteger a los colectivos más vulnerables. En cuanto a la educación, ponemos las tasas universitarias por las nubes para defender la igualdad de oportunidades y estimulamos su privatización para que continúe siendo pública. No es todo, ya que al objeto de mantener el orden público amnistiamos a los delincuentes grandes, ofrecemos salidas fiscales a los defraudadores ambiciosos y metemos cuatro años en la cárcel al que rompa una farola. Todo este programa reformador de gran calado no puede ponerse en marcha sin mentir, de modo que mentimos, sí, pero al modo de los novelistas: para que la verdad resplandezca. Dentro de esta lógica implacable, huimos de los periodistas para dar la cara y convocamos ruedas de prensa sin turno de preguntas para responder a todo. Nadie que tenga un poco de buena voluntad pondrá en duda por tanto que hemos autorizado la subida del gas y de la luz a fin de que resulten más baratos y que obedecemos sin rechistar a Merkel para no perder soberanía. A no tardar mucho, quizá dispongamos que los aviones salgan con más retraso para que lleguen puntuales. Convencidos de que el derecho a la información es sagrado en toda democracia que se precie, vamos a tomar RTVE al asalto para mantener la pluralidad informativa. A nadie extrañe que para garantizar la libertad, tengamos que suprimir las libertades.

Juan José Millás
27 Abril 2012

LEER MÁS...

7 de mayo de 2012

De cristianos por el socialismo a cristianos por el budismo

Victor Codina
26 abril 2012

A pesar de la simplificación mediática y casi caricaturesca de esta contraposición, no resisto la tentación de desarrollarla brevemente en estos días de Pascua.
El movimiento de Cristianos por el socialismo (CPS) surgió en los años 70 en diversos lugares de Europa y América Latina. No era un partido político sino un foro de debate y diálogo entre cristianismo y socialismo, entre fe cristiana y marxismo.
Tanto la derecha política como la eclesiástica lo estigmatizó; debían reunirse en la clandestinidad y usar lugares falsos para despistar a sus perseguidores. Sin duda hubo riesgos y ambigüedades en algunos de sus militantes, pero recordamos los nombres de algunos de sus principales promotores, verdaderos modelos de fe y compromiso cristiano.
Han pasado los años, cayó el muro de Berlín, cayeron las Torres gemelas, en la Iglesia hemos pasado de la primavera conciliar al invierno eclesial. Estamos en otra galaxia: mayo del 68, la teología de la liberación, la opción por los pobres…suenan a muchos como objetos de anticuario. Los tiempos han cambiado y ahora muchos cristianos se abren a las religiones del Oriente y dialogan singularmente con el budismo: silencio, zen, iluminación, lucha contra los dragones interiores, distanciarse del deseo, revestirse de compasión, comunión cósmica…También aquí hay ilustres maestros y guías cristianos. Pero a diferencia de los CPS, ahora no es necesario ocultarse en la clandestinidad; hay sectores eclesiales que miran con buenos ojos esta vuelta a la interioridad, al silencio y a la contemplación, aunque algunos advierten de sus riesgos: subjetivismo narcisista, insensibilidad social, disolución de la historia y de la persona en el mar del Todo absoluto…
De esta contraposición solo deseo apuntar dos reflexiones. La primera es reconocer el dinamismo y la capacidad que posee la fe en Jesús para abrirse y dialogar con culturas, filosofías y religiones, lo cual es positivo siempre que se realice con el necesario discernimiento evangélico y comunitario.
La segunda es preguntarnos si hoy podemos desconectarnos tan fácil y alegremente del pasado, olvidando cuanto de positivo había en los CPS: solidaridad con los excluidos, sintonía con la tradición bíblica de la justicia para con el pobre, el huérfano y la viuda, con las opciones de Jesús de Nazaret, con la parábola del juicio final cuando seremos examinados sobre el amor. ¿Hemos de oponer silencio y compromiso social, mística y profecía, interioridad e historia, Oriente y Occidente, el Jesús que ora en el monte y el Jesús que expulsa a los mercaderes del templo? ¿No podríamos ver en las actuales ansias de espiritualidad una corrección y profundización positiva de los deseos de compromiso social de los años 70 que también tuvieron errores y ambigüedades? ¿La opción por la justicia nació siempre de una auténtica experiencia espiritual cristiana? ¿Pero hoy no sería necesario preguntarnos si el silencio interior nos lleva al seguimiento de Jesús y a su opción por el Reino de Dios?
En síntesis, los diversos espíritus y movimientos siempre se disciernen mirando a Jesús de Nazaret, crucificado y resucitado: “Cuando sea elevado a lo alto, atraeré a todos hacia mí” (Juan 12, 32).

LEER MÁS...

Encuentro de Familia en Oteiza

El sábado 21 de abril nos reunimos el grupo intervocacional de Navarra. Representamos tres vocaciones: secular, contemplativa y apostólica. Ha sido un encuentro gratificante para todas ya que la comunicación, en base a las cuatro preguntas de la primera fase del congreso, fue muy vital. La realidad de este mundo en crisis y nuestro intento de responder desde nuestras posibilidades también estuvo presente. Al final del día todas constatamos la libertad en el compartir nuestras vivencias y cómo nos íbamos enriquecidas. La metodología ayudó y la acogida del Monasterio y entre nosotras, nos hizo experimentar la Familia que somos como una gran riqueza que quedó expresada así: “en el grupo se ha sentido vida, amor y esperanza”. “Con este congreso hemos tomado mas conciencia de formar parte de una gran familia”. “Aunque somos mayores estamos contentas de poder vivir esta etapa, es una mirada nueva”.

LEER MÁS...