18 de febrero de 2011

Tiempo Ordinario 7

Sed perfectos, como es perfecto vuestro Padre.

A partir de aquí, se entiende que el código de valores de los Hijos,
de los del Reino, ya no sea el mismo.
Ni siquiera la justicia es suficiente.
Los Hijos se portan como dice Jesús en el semón del Monte...
No porque sea su obligación.
No porque esperen ningún premio ni teman ningún castigo,
sino porque son hijos, y lo saben.
"Sed perfectos" no es tampoco un mandato, una ley moral,
un código de perfección. Se trata de la culminación de la Buena Noticia,
es como decir:
Puesto que eres hijo de Dios
y conoces a tu Padre
no puedes conformarte con menos.
José Enrique Galarreta.

Tiempo Or..