7 de mayo de 2010

Sexto Domingo de Pascua

Señor, que te alaben los pueblos.

Que te alaben los pueblos,
que te alaben en espíritu y en verdad,
con una vida entregada a tu servicio
y con obras de amor multiplicadas.

El Señor tiene piedad y nos bendice,
porque es todo Piedad y Bendición.

Ilumina su rostro sobre nosotros.
Su rostro se ilumina cuando nos mira,
es amor de madre, y se alegra.
Nos acepta, nos quiere como somos,
su luz nos hace ver la luz.

Conozca la tierra tus caminos:
son de paz y liberación,
caminos de salvación.

Riges el mundo con justicia.
Las leyes grabadas en el ser humano,
en la naturaleza toda,
son fuerzas creativas y progresivas,
sedientas de superación y perfección.
Se componen de amor y esperanza,
son sabias y humanizadoras.

Pascua 06 Domingo -C- Paz y Vida 09-05-10