NUESTRAS PUBLICACIONES DESTACADAS

16 de diciembre de 2011

Es un acuerdo de mínimos y con un calendario demasiado lento

Cáritas. 9 de diciembre de 2011
“Desde nuestro punto de vista, el acuerdo de Durban ha sido un acuerdo de mínimos para salvar las negociaciones y el calendario propuesto es demasiado lento, ya que el cambio climático está provocando ya daños importantes a las poblaciones más desfavorecidas”. Esta es la reflexión de alcance que han transmitido esta misma mañana desde Durban Martín Lago e Inmaculada Cubillo, los dos representantes de Cáritas Española que participan en la Cumbre del Clima.
Necesidad de acciones inmediatas
En su análisis preliminar sobre los resultados de este decisivo encuentro para el futuro del cambio climático alertan también que “la posibilidad de entrar en un vacío después del primer período de Kyoto ha impulsado a los países a comprometerse a negociar un acuerdo climático vinculante, que, en el mejor de los escenarios, tomaría forma en 2015 y comenzaría a implementarse en 2020”. Esto significaría que el tiempo se estaría echando literalmente encima de los países en situación más vulnerable ante los efectos del cambio climático.
Por esa razón, los delgados de Cáritas Española insisten en la necesidad de “emprender acciones inmediatas a nivel de las comunidades y de la sociedad en general, tanto para dar a conocer esta realidad y tratar de tomar medidas adecuadas, como para mejorar las capacidades de las regiones más afectadas y ayudarlas a adaptarse a las nuevas condiciones climáticas”.
En palabras de Martín Lago, “esto supone reducir su vulnerabilidad ambiental conservando sus derechos, sobre todo en el caso de comunidades indígenas, poblaciones costeras o que viven en márgenes de ríos, agricultores tradicionales y todos aquellos cuyo medio de vida depende de los servicios ambientales”.

Reducir nuestra huella ecológica como consumidores
Desde Durban, Cáritas está lanzado también un llamamiento a la opinión pública mundial para impulsar “una sensibilización dirigida a reducir la huella ecológica de la sociedad, promocionando un estilo de vida más austero, más solidario y menos contaminante.
“Las opciones que tenemos como consumidores son enormes –explican Inma Cubillo y Martín Lago--, por tanto debemos primar las que favorecen un uso racional de los recursos y el trabajo digno de las personas. El comercio justo, el disfrute de los espacios naturales y el uso racional del transporte y la energía, son elementos clave que debemos considerar cotidianamente”.

CUMBRE CLIMA DURBAN CÁRITAS
http://cristianismoyecologia.blogspot.com/