NUESTRAS PUBLICACIONES DESTACADAS

14 de diciembre de 2011

Cáritas reclama en Durban «un acuerdo vinculante en el que las personas sean el centro de las negociaciones»

Cáritas. 7 de diciembre de 2011
La Cumbre sobre cambio climático convocada por las Naciones Unidas que se celebra en la ciudad sudafricana de Durban entra en su recta final, con la llegada de los ministros de todas las delegaciones oficiales para cerrar las negociaciones para alcanzar un nuevo acuerdo que sustituya el Protocolo de Kyoto, que expira en 2012.
Como explica desde Durban Martín Lago, uno de los dos expertos de Cáritas Española, que están participando en las sesiones de la Cumbre, “la Unión Europea desea un segundo período de vigencia del Protocolo de Kyoto, mientras que Estados Unidos exige un fuerte compromiso de las economías emergentes para sumarse a cualquier acuerdo vinculante. Pero, por otro lado, aunque China es receptiva a un compromiso legal, India no está dispuesta a ello y Brasil mantiene una posición ambigua, que contrasta con su apoyo histórico a la causa ambientalista”.
“Respecto al fondo verde --añade-- hay algunos países que quieren abrir de nuevo el debate sobre su definición, y esto se contempla como un riesgo que retrasaría su puesta en funcionamiento”. Con respecto a las fuentes de financiación, Martín asegura que “están fuera de la agenda y será el mismo fondo verde el que establezca un comité que identifique estas fuentes, que serán una mezcla de públicas y privadas”.
“Los delegados de los Gobiernos centroamericanos –subraya Martín Lago-- se han alarmado cuando la Convención no considera Centroamérica como zona de máximo riesgo climático, al igual que los Estados insulares, cuando el trabajo de Cáritas testimonia una elevadísima vulnerabilidad ambiental en Centroamérica”.
Tal y como recuerda este experto, “la propuesta de Cáritas en Durban pasa por considerar un imperativo la obtención de un acuerdo legal vinculante tras esta cumbre, ya que el Protocolo de Kioto expira en 2012. Por otra parte, las acciones emprendidas para adaptar a las poblaciones más vulnerables al cambio climático han resultado insuficientes. Es necesario un compromiso político mucho mayor”. Y añade: “Cáritas apuesta por poner a las personas en el centro de las negociaciones. Esto implica un fuerte compromiso político y una transformación económica para garantizar el derecho a la alimentación y a la dignidad de la familia global”.

Encuentro del cardenal Maradiaga con la Delegación oficial española
El presidente de Cáritas Internationalis, cardenal Oscar Rodriguez Maradiaga, mantuvo el pasado lunes 5 de diciembre un encuentro con los miembros de la Delegación del Gobierno español que participa en la Cumbre, integrada por Alicia Montalvo, directora de la oficina de Cambio Climático, y Paz Valiente, subdirectora general de Impactos y Adaptación de la misma oficina. Junto a ellos estuvieron presentes Martin Lago e Inmaculada Cubillo, los dos expertos de Cáritas Española que han acudido a la Cumbre, así como Patricio E. Sarlat, secretario ejecutivo de la Comisión Episcopal de Cáritas México, y Marco Gordillo, de CIDSE.
En ese encuentro, el cardenal señaló que la cuestión del cambio climático no debe limitarse a un debate de tipo financiero, sino que también es un tema científico sobre el que hay que escuchar las evidencias, como, por ejemplo, lo que sucede en Centroamérica, donde ya no afectan sólo los eventos climáticos del Caribe sino también los del Atlántico.
“Hay que traer la ética a las negociaciones –afirmó el purpurado-, porque el cambio climático afecta a las personas, especialmente a las más pobres, y en tiempos de crisis lo primero que se toca siempre es el dinero de los pobres”.
Para las dos representantes del Gobierno español, si se reduce la negociación al debate financiero, es probable que no se llegue a ningún sitio, aún más con la presencia de la crisis. Para Alicia Montalvo y Paz Valiente, se trata también de un debate medioambiental, con el que la Unión Europea está muy comprometida, aunque no tiene mucho margen de negociación. Según estas delegadas, se necesita un margen de confianza entre todos los negociadores y recordar que los países en desarrollo tienen su propia voz y compromisos, por lo que no hay que reducir la negociación a donantes y receptores, ya que todos tienen algo que aportar.
En la reunión, el presidente de Cáritas Internationalis señaló que la ciudadanía no está bien informada, porque sobre este tema se da una información muy técnica y política, sin acercarla a las personas. Por eso subrayó la importancia de la comunicación alternativa que hace Cáritas, con un trabajo comunitario de concienciación y prevención de daños por el cambio climático.

CUMBRE CLIMA DURBAN CÁRITAS
http://cristianismoyecologia.blogspot.com/