NUESTRAS PUBLICACIONES DESTACADAS

26 de abril de 2011

Me asomaré al sepulcro, Señor.

Me asomaré al sepulcro, Señor
Y, corriendo más que aquellos que creen,
comprenderé que algo grande ha ocurrido.
Que tu vida, por la muerte,
no ha quedado encerrada detrás de la fría losa
y que, por lo tanto, la nuestra,
ha de seguir la misma suerte.
Me asomaré al sepulcro, Señor.
Pero, empújame para no detenerme,
porque temo que muchas distracciones del mundo
me dejen plantado ante los grandes escaparates,
olvidando aquellos valores eternos que Tú nos traes.
Me asomaré al sepulcro, Señor.
Como Pedro, que te negó como yo tantas veces te niego,
entenderé que, mucho nos ama Dios,
cuando desea para mí VIDA ETERNA,
cuando, me freno para no llegar a la hora del alba,
y dejo que la Resurrección no sea primera noticia en mi vida.
Me asomaré al sepulcro, Señor.
Y, si por lo que sea, en la nada sigo sin ver nada,
haz que recuerde aquello a lo que tantas veces me resisto:
que has resucitado entre los muertos,
que vuelves para devolvernos a la vida.
que resucitas para que seamos semilla de eternidad.
Me asomaré al sepulcro, Señor.
Y, entonces, sólo entonces,
me alegraré de haberlo encontrado vacío,
con vendas y sudario por el suelo,
pues, al asomarme y ver todo eso,
estaré intuyendo lo que me aguarda en el futuro:
¿Tú has resucitado?
¡También yo resucitaré, Señor!
¡Gracias, Señor!
¡ALELUYA! ¡HA RESUCITADO!
(P. Javier Leoz).