29 de marzo de 2011

Costa de Marfil: Centenares de vidas perdidas mientras la respuesta internacional se hace esperar

Resumen del Comunicado de Human Rights Watch, 25 de marzo de 2011.

Organizaciones internacionales y africanas hacen un llamamiento en favor de una acción urgente ante el deterioro de la situación
Una coalición de 32 organizaciones, entre ellas HRW, ha advertido hoy que es urgente tomar decisiones para proteger a los civiles. El aumento de los combates ha hecho crecer el número de las personas desplazadas hasta alcanzar la cifra de medio millón hacia Abidjan, además de las 100.000 personas que se han refugiado en Liberia desde finales de febrero. Necesitan urgentemente ayuda alimentaria y médica, siendo insuficiente la reserva actual de fondos para ayuda humanitaria. “La situación humanitaria ha alcanzado un umbral crítico. Nuevos enfrentamientos entorno a Abidjan han impedido la distribución de la ayuda y la situación de los refugiados en Liberia y de los desplazados en otros lugares es muy preocupante. Es imprescindible que los donantes aumenten sus contribuciones para la financiación de la ayuda para responder a esta crisis.
El conflicto ha causado muchos muertos y se han producido decenas de violaciones, muchas de ellas perpetradas por motivos políticos, detenciones ilegales y desapariciones, por parte de las fuerzas fieles a Gbagbo. Han sido utilizados explosivos y armas pesadas contra barrios poblados, sin distinguir para nada entre civiles y posibles agentes armados. Ha habido casos de apaleamientos hasta la muerte y gente quemada viva por parte de las fuerzas pro-Gbagbo. Otros informes señalan también que combatientes pro-Ouattara han cometido en el territorio que controlan ejecuciones arbitrarias de personas consideradas como enemigos.
La coalición de organizaciones reclama que los autores de las violaciones sean juzgados por sus crímenes. La Comisión de la ONU que debe constituirse para investigar todas estas violaciones debe ayudar a la lucha contra la impunidad, a impedir atrocidades ulteriores y a identificar a los individuos responsables de los crímenes.
Según Corinne Dufka, investigadora de HRW, “La situación en Costa de Marfil se deteriora día a día. Mientras la comunidad internacional se siente confrontada a los acontecimientos de África del Norte y de Oriente Medio, nos tememos que la violencia en Costa de Marfil degenere. El Consejo de Seguridad ha prometido el envío de 2.000 cascos azules, pero seguimos sin verlos sobre el terreno. La comunidad internacional debe mostrar su voluntad de actuar ante el desamparo de las poblaciones civiles de Costa de Marfil. Su fracaso en esta acción podría costar miles de vidas humanas”.
La coalición exhorta a la comunidad internacional a adoptar las medidas oportunas para:
- Aumentar la ayuda humanitaria desbloqueando fondos suplementarios destinados a asistir a las personas vulnerables en Costa de Marfil y refugiados en países vecinos.
- Garantizar sobre el terreno la capacidad de las tropas de la ONU para que protejan eficazmente a las poblaciones civiles, desplegando inmediatamente los 2.000 soldados.
- Aumentar las patrullas francesas y de la ONU para mantener la paz en barrios sensibles.
- Crear una comisión de investigación sobre las violaciones de los derechos humanos y del derecho internacional cometidas desde el periodo electoral, para que los autores de los crímenes sean juzgados.
- Plantear sanciones contra los responsables de incitación a la violencia. Concretamente a los responsables de Radio Televisión marfileña.
“La situación en Costa de Marfil está degenerando en guerra civil. La comunidad internacional debe actuar con firmeza para que los derechos humanos y el derecho internacional humanitario sean respetados”, es la advertencia de Souhayr Belhassen, presidenta de la Federación Internacional de ligas de los derechos del hombre (FIDH)