25 de octubre de 2017

POBREZA CERO

Por
¿QUÉ ES OBSCENO EN LA POSTMODERNIDAD? Estamos en pleno siglo XXI, en la época de la posmodernidad, donde ya no sabemos qué es moderno y que es anticuado o quizás nada lo sea ya. Vivimos bajo miles de movimientos y modas que crean furor, respeto y por desgracia en ocasiones, rechazo. Ya no somos “del montón”, porque es una tontería serlo, cuando nos sentimos parte de algo. Somos o estamos rodeados de hipster, veganos, animalistas, minimalistas, cultura vintage y muchos movimientos más, que tienen sus barrios, sus modas, su arte, su ciencia e incluso su jerga. A muchos nos encanta vivir rodeados de esta mezcla de visiones, culturas y movimientos. Nos sentimos reconfortados y nutridos de todos ellos, pero a veces un sentimiento desolador te abarca cuando piensas que nos olvidamos de lo que realmente importa y que como dice un cantante de este siglo o casi del pasado, “las cosas importantes aquí, son las que están detrás de la piel”. Nos olvidamos de que muchos somos afortunados de nacimiento, por nacer en un país en vez de otro, en un momento y sitio determinado y que somos afortunados, porque pese a todo somos libres y podemos decidir sobre nuestras vidas. Muchas veces, nos olvidamos de la suerte de poder andar, hablar, comer y comunicarnos por nosotros mismos o con ayuda. Y nos olvidamos porque son funciones “básicas” pero que no todo el mundo tiene. Al igual, las tareas del hogar los domingos, nos parecen tremendamente aburridas hasta que te das cuenta que miles de personas no las hacen, porque no tienen hogar. Por eso el día, 15 de octubre un grupo de personas de “pobreza cero” vienen a redefinirnos que significa una palabra, que realmente ya conocíamos: obscenidad. La obscenidad es algo impúdico, torpe y ofensivo al honor. Y deberíamos reincorporarla a esas jergas de las que antes hablábamos. Relacionar lo obsceno con aquello que limita el futuro de las personas que no tuvieron nuestra suerte, porque eso sí es obsceno, impúdico y ofensivo al honor. Al igual que lo es que la acumulación de riqueza de algunos se traduzca en más pobreza para otros, que haya niños sin desayunar en las aulas y que en muchos países ni siquiera haya aulas. Que haya 2,5 millones de personas en España que son pobres y tienen trabajo. Es muy ofensivo que nosotros, ciudadanos de un mundo globalizado nos olvidemos de las obscenidades que ocurren fuera de nuestras fronteras. Aun así nunca es tarde para sembrar respeto, para movilizarse y para pedir mayor justicia fiscal, mayor cooperación al desarrollo y mayor protección social. Tampoco nunca es tarde para firmar e intentar erradicar aquello que es obsceno, limita y destruye vidas. Como tampoco es tarde, jamás para pensar en lo que realmente importa y darse cuenta nuevamente, que lo importante está detrás de la piel. Lucía Hidalgo Gallego

25 años como asociada

25 años como asociada

Último compromiso Marzo 2018

Último compromiso Marzo 2018

Imagen en la Isla

Imagen en la Isla

MONASTERIO de OTEIZA

MONASTERIO de OTEIZA
Horarios de Eucaristías: días laborables a las 7,50 h. y Domingos y festivos a las 12 h.

Archivo de entradas