NUESTRAS PUBLICACIONES DESTACADAS

26 de noviembre de 2013

Más de 30 organizaciones lanzan el manifiesto “Evangelio, justicia y derechos sociales”

Entidades católicas madrileñas denuncian que los medios de la Iglesia no defienden a los empobrecidos.

Rouco les envía “un cariñoso saludo”, pero no apoya, no firma el manifiesto.
Las entidades católicas madrileñas realizarán un gesto público de protesta el día 1 de diciembre, de 12 a 14, ante el ministerio de Economía y Hacienda, en la calle Alcalá.
32 entidades católicas madrileñas presentaron ayer un manifiesto en el que denuncian las dramáticas consecuencias de la crisis, señalan al Gobierno de la Comunidad y del estado como los principales causantes, aseguran que hay otras salidas que no sean los recortes y denuncian a los medios de comunicación de la Iglesia por no defender claramente a los empobrecidos.
En la mesa de presentación del manifiesto "Evangelio, justicia y derechos sociales", tres representantes de tres de las entidades firmantes: Pilar Sánchez de Profesores cristianos de la escuela pública, María Jesús Aradia de las Hermanitas de Foucauld y Santiago Fuentes de la HOAC de Madrid.
Conscientes de que, como católicos, no pueden "mirar hacia otro lado ante el dolor que nos rodea", los firmantes del manifiesto pretenden lanzar "un grito ante el silencio escandaloso de los que tienen más voz y son más escuchados".
Un grito para decir, desde sus creencias, "que esta situación de recorte y pérdida de derechos sociales no puede continuar, porque es contraria a los deseos de Dios de garantizar la dignidad de la persona".
A su juicio, estamos ante "una crisis múltiple" con múltiples causas. Entre ellas, señalan "al sistema capitalista", a la "instauración del poder económico por encima del político" y a la "negación de la primacía de la persona sobre las cosas". Preguntados si hay culpables más cercanos y concretos, señalaron a los gobiernos de la Comunidad de Madrid y de la nación. "Los culpables de esta crisis tienen nombres y apellidos", dijo Javier Poveda de la HOAC de Madrid. Y citó al consejero de Sanidad de la Comunidad, Javier Fernández Lasquetty, a la consejera de Educación, Lucía Figar, o a los responsables de Economía y Hacienda, entre otros.
Según el manifiesto, los poderes económicos y políticos son los causantes de "la fractura del estado de bienestar y de la quiebra de la protección de los derechos humanos". Y citan, entre otros, "la pérdida de garantías laborales, el acceso a la vivienda o la explotación del trabajador que significa la economía sumergida, la política fiscal regresiva y no redistributiva". Este "debilitamiento de los servicios públicos" aumenta la exclusión social y afecta directamente "a las principales víctimas, que son los menos culpables".
Y es que, como señala, Toñi Martin de la Institución Javeriana, "cada vez hay más desigualdad entre ricos y empobrecidos y eso nos duele doblemente, porque los empobrecidos son personas y son hijos de Dios y hermanos nuestros"
Tampoco están de acuerdo con las "soluciones" que se están poniendo en marcha para salir de la crisis. Las salidas que se están imponiendo "han avanzado más en la privatización de los beneficios y la socialización de las pérdidas, empobreciendo a través de los recortes sociales a los desfavorecidos e instaurando una cultura del miedo, que trata de desarmar a los trabajadores y trabajadoras de nuestro país".

Autocrítica y denuncia de los medios de la Iglesia
Antes los nuevos empobrecidos, los firmantes del documento proclaman que se sienten "exigidos a cambiar su estilo de vida" y a renovar "la opción preferencial por los pobres". Apoyados en las repetidas declaraciones del Papa Francisco, les duele aún más el silencio de la jerarquía madrileña y, sobre todo, el papel que están jugando los medios de comunicación de la Iglesia, como la cadena Cope o el canal 13tv.
A ambos medios eclesiásticos les piden que "defiendan con claridad y sin fisuras la Doctrina Social de la Iglesia y que expresen claramente su opción por los pobres, que, en nuestro tiempo, toma forma concreta en la defensa de los servicios sociales y del Estado del bienestar, sin ambigüedades ni medias tintas".
Por eso, dicen que les "duele que muchas veces medios de comunicación vinculados a la Iglesia ofrezcan un mensaje no acorde con los principios y opciones de la DSI, incluso en ocasiones claramente en contra".
Preguntados si contaban con el apoyo del cardenal Rouco Varela y de la jerarquía de la Iglesia madrileña, explicaron que, tras enviarle el manifiesto al arzobispo de Madrid, les contestó, en su nombre, el obispo auxiliar, Fidel Herráez. Para decirles, que "la premura de tiempo no permitía que el cardenal los recibiese".
El auxiliar de Rouco también les dijo que la jerarquía madrileña "estaba de acuerdo con ellos en los criterios de fondo que aducían, pero que en cuanto a los análisis los hay muy diferentes y el suyo era uno de tantos, sin entrar en más valoraciones". Y monseñor Herráez añadió que "el cardenal vería de recibirlos" y mientras tanto, les enviaba "un cariñoso saludo".
Con o sin el apoyo explícito de la jerarquía, las entidades firmantes del manifiesto, invitan a todos los católicos de Madrid a salir a la calle, para "mostrar nuestra indignación" y "pedir el cambio de rumbo necesario, para hacer realidad el respeto y crecimiento de la dignidad de las personas en Madrid".

  Lista de entidades firmantes
1. Acción Cultural Cristiana (ACC)
2. Apostólicas del Corazón de Jesús
3. Asociación Puente de Esperanza Madrid
4. COMU de P. Santa María del Buen Aire
5. Comunidad Cristiana de Base Sto. Tomás de Aquino
6. Cristianos de la Parroquia de Santa Bibiana
7. EPPO´s de Madrid
8. Foro de Curas de Madrid
9. Foro de parados en acción
10. Fraternidad Cristiana de Personas con Discapacidad de Madrid (Frater)
11. Hermanas Franciscanas del E.S. Comunidad de Vallecas
12. Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) de Madrid
13. Hermandades del Trabajo (HHT)
14. Hermanitas de Jesús de Foucauld
15. Hermanitas de la Asunción
16. I.S. Siervas Seglares de Jesucristo Sacerdote, Comunidad de la P. San Pablo
17. Institución Javeriana
18. Justicia y Paz de Madrid
19. Juventud Obrera Cristiana (JOC)
20. Parroquia de la Preciosísima Sangre
21.Parroquia de la Sagrada Familia (Fuenlabrada)
22. Parroquia de San Ambrosio
23. Parroquia de San Basilio
24. Parroquia de San Cosme y San Damián
25. Parroquia de San Eulogio
26. Parroquia de San Pablo
27. Parroquia de Santa Mª del Buen Aire
28. Parroquia de Santo Tomás de Villanueva
29. Profesores cristian@s de la educación pública
20. Red Interlavapiés
31. RR de la Compasión
32. RR de la Sagrada Familia de Burdeos

Resumen del manifiesto "Evangelio, Justicia y Derechos Sociales", Católicas/os de Madrid

Impulsados por el ejemplo que Jesús nos propone en la parábola del Buen Samaritano (Lc 10, 25-37) de no mirar hacia otro lado ante el dolor que nos rodea, un grupo de organizaciones de católicas y católicos de Madrid creemos que desde el Evangelio estamos llamados a luchar por la Justicia y los Derechos Sociales y que por ello, como parte de la Iglesia, nos animamos a "gritar", ante el silencio escandaloso de los que tienen más voz y son más escuchados, que esta situación de recorte y pérdida de derechos sociales no puede continuar porque es contraria a los deseos de Dios de garantizar la dignidad de la persona. Creemos que los evangelios nos muestran prácticas de Jesús en las que levanta enérgicamente su voz en defensa de los más desfavorecidos.
Empezamos por señalar que nos encontramos ante una crisis múltiple en un contexto global, lo que condiciona cualquier salida de la misma y considerar todos sus aspectos. Y constatamos la existencia de múltiples causas de índole técnica (intrínsecas al sistema capitalista), políticas (instauración del poder económico por encima del político) y éticas (negación de la primacía de la persona sobre las cosas). Creemos, con la DSI, que existen estructuras de pecado que condicionan nuestra vida y contra las que hay que luchar con todas nuestras fuerzas para la mayor gloria de Dios.
Vemos que las principales víctimas de esta situación son los menos culpables de ella. Las "soluciones" que se han ido imponiendo han avanzado más en la privatización de los beneficios y la socialización de las pérdidas, empobreciendo a través de los recortes sociales a los desfavorecidos e instaurando una cultura del miedo que trata de desarmar a los trabajadores y trabajadoras de nuestro país.
Ante los nuevos empobrecidos renovamos la opción preferencial por los pobres. Constatamos que la pobreza crece alcanzando a muchos que antes de la crisis vivían dignamente. Además de sentirnos exigidos a cambiar nuestro estilo de vida, ésta opción nos impide callar y permanecer quietos ante la situación.
La fractura del estado de bienestar y con ella la quiebra de la protección de los derechos humanos (sanidad, educación, servicios sociales y dependencia, justicia, pensiones, etc.), la pérdida de garantías laborales, el acceso a la vivienda o la explotación del trabajador que significa la economía sumergida, la política fiscal regresiva y no redistributiva, traen consigo un empeoramiento de la situación para todo el mundo y en especial para los más débiles de la sociedad.
El debilitamiento de los servicios públicos sólo puede dar como frutos el ahondamiento y el aumento de la exclusión social. En palabras del Papa Francisco: "Es una crisis en la que el hombre es quien sufre las consecuencias de esa inestabilidad. Hoy día está en peligro el hombre, la persona humana".
Nos parece muy urgente que la Iglesia, a través de sus Medios de Comunicación Social, anuncie y defienda con claridad y sin fisuras la Doctrina Social de la Iglesia, y que exprese claramente su Opción por los Pobres, que en nuestro tiempo toma forma concreta en la defensa de los servicios sociales y del Estado del Bienestar, sin ambigüedades ni "medias tintas". Nos duele que muchas veces medios de comunicación vinculados a la Iglesia ofrezcan un mensaje no acorde con los principios y opciones de la DSI, incluso en ocasiones claramente en contra.
Creemos que todos debemos contribuir al Bien Común y que, guardando el principio de subsidiariedad, la solidaridad es un fundamento que queda mejor preservada en el ámbito del Estado de Bienestar mediante los servicios públicos. Por ello nos manifestamos en contra de todo el proceso privatizador, especialmente en los ámbitos de la sanidad, la educación, las pensiones y la vivienda. Nos unimos desde aquí a aquellas plataformas que honrada y justamente demandan soluciones a los problemas y situaciones escandalosas que se han producidos.
Finalmente hacemos un llamamiento a todas las católicas y católicos de Madrid para que trabajemos con todas las personas de buena voluntad que desde diversas opciones y visiones, mostremos nuestra indignación y pidamos el cambio de rumbo necesario para hacer realidad el respeto y crecimiento de la dignidad de las personas en Madrid.